Conectarse

Recuperar mi contraseña

Lionel Linxpaw
Admin - MP
YUMIKO KOJIMA
Admin - MP
Yureka
Admin - MP
Natsu Dragneel
Admin - MP
YUUKO
Moderadora - MP
KAEL'THAS
Moderador - MP
Merag
Moderadora - MP
Dan Kazami
Moderador - MP

Lacim Tenebris  photo untitled45.png El ultimo cosmos Crear foro
Últimos temas
» [Presentación] Hola,¿qué tal?
Dom Abr 24, 2016 2:28 am por Haruka Nogizaka

» resistanceunison afiliacion normal
Dom Mar 13, 2016 2:24 pm por Invitado

» [Presentación] Me presento.
Jue Feb 18, 2016 4:24 pm por Monkey D. Gandom

» Buenas :D
Lun Feb 15, 2016 10:26 am por Monkey D. Gandom

» Naruto Reliquias Ninja | Élite |
Jue Ene 07, 2016 12:51 pm por Invitado

» Naruto Storm [Afiliación Élite]
Jue Dic 03, 2015 6:19 pm por Invitado

» One Piece Definitive Rol World [Nuevas normas]
Lun Nov 23, 2015 8:37 am por Invitado

» [Sugerencia] Sobre magia.
Jue Nov 12, 2015 11:27 pm por Shane Visford

» [Duda] Una pequeña duda con las técnicas
Vie Oct 30, 2015 8:59 am por Onpu Shimashita

»  Onpu Akuji Shimashita [En Construcción]
Jue Oct 29, 2015 6:16 pm por Onpu Shimashita

» [Social Privado] Fiesta~
Sáb Oct 17, 2015 4:32 pm por Kougyoku Ren

» [Entrenamiento] Dicen que las miradas matan, o estafan
Sáb Oct 03, 2015 7:58 pm por Takumi

» Ilya Sladivgorod Ivanova (en construccion)
Mar Sep 22, 2015 10:37 am por Ilya Ivanova

» PubliForo - Invitacion
Lun Sep 21, 2015 12:15 pm por Invitado

» Ficha Aurionel
Lun Sep 14, 2015 1:40 am por Kael’thas Sunstrider


[Autoconclusivo] El primero de mis Tesoros

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Autoconclusivo] El primero de mis Tesoros

Mensaje por Merag Stranger el Mar Mar 11, 2014 9:20 pm

~ ¡Hasta aquí llego! ~ Dijo con cansancio mientras trataba de pararse sobre sus pies. Su cuerpo temblaba a causa de las sobre exigencias que estaba recibiendo por parte de su “maestro” de espadas. Ella había aceptado de nuevo las enseñanzas de uno de sus espíritus celestiales, pero sabía que, en parte, esto sería una mala idea. ~ No llores ¡Que te saldrán arrugas y envejecerás antes de tiempo! ~ Palabras bromistas y pendencieras salían de la boca de aquel mientras ella estaba arrodillada en el suelo, tratando de recuperar el aliento que había perdido ante las exigencias de uno de sus mejores amigos. Antares se había ofrecido desde hace tiempo a enseñarle a manejar una espada con clase, pero ella no estaba del todo segura de aceptar su oferta hasta que vivió un evento realmente desafortunado que, contradiciendo algunas cuestiones del contrato, había obligado a la joven maga a convocar al espíritu celestial en plena noche.

El muchacho había quedado realmente furioso por esto, pero no podía culparla… él tenía que protegerla aún en circunstancias como aquellas. ~ Me duele el brazo ~ Dijo con cierta molestia mientras ella seguía empuñando una katana de madera que habían pedido en un dojo de la ciudad más cercana a la ubicación del árbol ambulante. Antares estaba utilizando una igual en esos momentos porque no quería realmente usar la suya para entrenar a la mocosa que tenía por ama y señora, pero sí quería que ella supiera hacer uso de aunque sea una rama que encuentre arrojada por ahí para defenderse de los ladrones o lo que la amenace, así que estuvieron bastante tiempo practicando para pulir esta habilidad en la indefensa señorita.

Ella tiene que aprender a resistir con su fuerza física porque no siempre estarían los espíritus con ella, puesto que la magia celeste es bastante variable al depender de seres que poseen una mente y un corazón propios. ~ A ver Merag… ¡Es Necesario que te levantes! Así avanzaremos con los ataques directos y las defensas más simples ~ Él era conocido por ser un maestro de espadas, su forma de pelear se destacaba por el uso de ellas en un combate, no cualquiera podría enfrentarle para ganar sin salir realmente herido o golpeado. Siempre tuvo orgullo de su manejo con las armas blancas de cualquier clase, pero las katanas y las armas tradicionales fueron su especialidad desde que comenzó a utilizarlas en el mundo humano. Merag por su parte, era una inútil con todo aquello que representaba combates físicos, pero ella quería aprender a pelear y a defenderse para no ser tan inservible. Así que se dispuso a recibir conocimiento de las constelaciones y entes que tuvieran entendimientos más desarrollados en alguna habilidad o fuente de destreza.

El atardecer estaba comenzando a invadir aquel paisaje, no sabía realmente cuanto tiempo es que ambos habían comenzado a practicar allí, pero estaba demasiado cansada como para calcular. Aún así, siguieron un largo rato. El ente de joven apariencia había notado en la pequeña una mejora algo notable en cuanto a sus movimientos y manejo del arma de madera, aún así, era muy básico lo que podía hacer. ~ Antares, por amor a mi alma te pido que me des un respiro… descansemos… ~ Decía con un aire completamente cansado que parecía rodear su propio cuerpo. El espíritu llevó su diestra directo a su cabello para poder disminuir el sentimiento de molestia que sentía en aquel instante y, en un gesto casi bruto, asintió con la cabeza para acceder a la petición de su alumna. ¡Él no estaba cansado! Pero no podía sobre esforzar a la dama que, con empeño, trataba de absorber las enseñanzas que él impartía. Se sentaron ambos en aquel suelo de madera mientras observaban mejor el cielo despejado, revelándose así unas cuantas estrellas que iban apareciendo de a poco ante la paulatina y lenta ausencia de la luz del astro rey.

~ Merag… ¿Qué es de tu padre? ~ La pregunta del joven había sorprendido de lleno a la maga celeste, ella no sabía que responder ante eso pues, como siempre había sido así, su corazón rechazaba la idea de tener un padre en algún lugar de este mundo, ella había sido abandonada en un orfanato, no estaba en su mente el pensamiento de un padre o una madre que le cuidaran. ¡Cráter era su madre! Y no tenía otra mas que ella, no la tendría jamás… ~ ¿Por qué preguntas eso? ~ Fue la respuesta que la joven le dio mientras bajaba la mirada que tenía en alza, sus ojos se entrecerraron un momento mientras meditaba en sus pensamientos. Nunca supo lo que es tener un padre ni mucho menos, además, no los necesitaba… o eso era lo que ella creía. ~ ¿Por qué? Porque quiero saber si tu padre te abandonó como lo hizo el mío… ~ Otra vez, Antares también había agachado su cabeza ante lo que había dicho, pero en realidad él no tenía el mismo sentimiento que la joven. El padre de Antares era algo más que valioso para él, no había mejor ejemplo para aquel ente de cobre que su mismo padre y eso lo tenía en claro a pesar de todo, pero sabía que no era el mismo que siempre fue, algo se lo decía desde lo más profundo de su ser. Pudo sentir un quiebre total en un momento de su existencia misma, algo que nunca supo descifrar por más que lo intentara, su corazón se había conmovido como nunca antes en su vida ante aquella manifestación irracional para su propia mente…

~ Mi padre… mi madre… ellos me han abandonado cuando yo nací, o al menos eso me han dicho ~ Las palabras de la joven rompieron el muro de pensamientos del espíritu celestial, obligándole a desviar la mirada hacia una joven que había demudado su rostro completamente. Su cuerpo se tensó al ver la falta de vida que la mirada de la chica mostraba. ~ Digamos que, yo odio a mis padres por ello, la realidad es esa ~ ¿Qué podía hacer para hacerle sentir mejor? No sabía cómo hacer que ella sonriera como siempre, con esa tranquilidad que siempre demostraba aún en las situaciones más adversas presentadas, volvió su vista al cielo mientras pensaba en lo que la joven había dicho, la vida no fue fácil para ella ni siquiera antes de nacer…

Merag por su parte seguía con firmeza en su semblante, había endurecido el corazón a sus padres desde que tuvo memoria, siempre le habían inculcado aquel pensamiento y nadie se lo sacaría de la mente, en esos momentos ella estaba realmente enojada y dolida ante el saber de su familia, el sólo recordar aquel tema traía en la joven un dolor de cabeza bastante fuerte. Pero la sorpresa que se había llevado ante una repentina presión que había sentido al verse rodeada por un par de brazos largos que le confortaban fue tan grande, que no pudo reaccionar al momento.

Al levantar la vista, apreció al espíritu celestial que siempre le molestaba realizando tal acción, él había tomado en un abrazo sincero mientras sonreía con tranquilidad, a su vez cerraba los ojos en expresión de paz y calma, una expresión que ella jamás había visto en su ser. ~ Merag… no siempre es como uno piensa ¿Qué puedes saber de tus padres? ¿Y si no te abandonaron en realidad? Nadie te puede decir la verdad, pero depende de ti el creer en eso o ablandar el semblante… ~ La dama celeste no sabía cómo reaccionar ante la escena que protagonizaba, estaba completamente rígida en brazos de su contratado. Se sentía… protegida, como si aquel pesar se hubiese esfumado en un momento dado, algo que su propia mente no podía comprender. Estaba acostumbrada al maltrato que aquel ente celestial siempre le mostraba ¿Por qué el abrazo? ¿Por qué esa demostración tan repentina de cariño?

~ Yo tendría que pensar de la misma manera ¿No lo crees? Pues, a la verdad, yo sigo creyendo que de un momento a otro podré hallarle, y si no lo encuentro… al menos tengo a quien fastidiar por lo que le quede de existencia. Si no tienes un padre, yo seré el que tome su lugar… ~ Los ojos de la joven se abrieron de par en par mientras que, sin ella preverlo, soltó un par de lágrimas y comenzó a ver de manera borrosa debido a que sus ojos se cubrían de estas. Con sus brazos semi levantados, rodeó al espíritu celestial protectoramente, como si su vida consistiera en aferrarse a aquel muchacho. Ella no podía entenderlo ¿Un Padre?... ~ Antares… ~ Su voz estaba entrecortada y sus mejillas se sonrojaban debido al llanto que trataba de contener, su corazón se ablandó de nuevo ante una mente que, fragilizada, había sucumbido en el llanto que mezclaba varios sentimientos en su intención, el dolor de haber recordado sus años de abandono, y el amparo que sentía al estar cerca de alguien que, con su vida, había jurado protegerle.

~ Antares… te ayudaré, encontraré y te uniré a tu padre ~ Las palabras que ella había soltado eran realmente comprometedoras, en una promesa que se había hecho para sí misma, la cual fue completamente cortada al ver que el espíritu celestial le había soltado. La observó de frente mientras limpiaba con la manga de su túnica las pequeñas lágrimas que se deslizaban por las mejillas de la pelirroja. ~ No prometas algo así, eso sinceramente tiende a un segundo plano… sólo prométeme que vas a divertirte, y a levantar la cabeza junto conmigo, solo eso quiero de ti… ~ La noche había terminado de caer, la luna gobernaba el hermoso cielo azul mientras las estrellas habían su aparición en el firmamento. La promesa había sido hecha desde allí hasta siempre, ese mismo día… la joven había aprendido el primero de muchos tesoros.

~ El pasado no debe atarte al rencor y al dolor, siempre hallarás a un padre y a una madre a quien amar. ~

Merag Stranger
Mago Clase C
Mago Clase C

Magia : Magia Celestial
Mensajes : 766
Fecha de inscripción : 22/12/2013
Localización : En donde se halle la magia!

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.