Conectarse

Recuperar mi contraseña

Lionel Linxpaw
Admin - MP
YUMIKO KOJIMA
Admin - MP
Yureka
Admin - MP
Natsu Dragneel
Admin - MP
YUUKO
Moderadora - MP
KAEL'THAS
Moderador - MP
Merag
Moderadora - MP
Dan Kazami
Moderador - MP

Lacim Tenebris  photo untitled45.png El ultimo cosmos Crear foro
Últimos temas
» [Presentación] Hola,¿qué tal?
Dom Abr 24, 2016 2:28 am por Haruka Nogizaka

» resistanceunison afiliacion normal
Dom Mar 13, 2016 2:24 pm por Invitado

» [Presentación] Me presento.
Jue Feb 18, 2016 4:24 pm por Monkey D. Gandom

» Buenas :D
Lun Feb 15, 2016 10:26 am por Monkey D. Gandom

» Naruto Reliquias Ninja | Élite |
Jue Ene 07, 2016 12:51 pm por Invitado

» Naruto Storm [Afiliación Élite]
Jue Dic 03, 2015 6:19 pm por Invitado

» One Piece Definitive Rol World [Nuevas normas]
Lun Nov 23, 2015 8:37 am por Invitado

» [Sugerencia] Sobre magia.
Jue Nov 12, 2015 11:27 pm por Shane Visford

» [Duda] Una pequeña duda con las técnicas
Vie Oct 30, 2015 8:59 am por Onpu Shimashita

»  Onpu Akuji Shimashita [En Construcción]
Jue Oct 29, 2015 6:16 pm por Onpu Shimashita

» [Social Privado] Fiesta~
Sáb Oct 17, 2015 4:32 pm por Kougyoku Ren

» [Entrenamiento] Dicen que las miradas matan, o estafan
Sáb Oct 03, 2015 7:58 pm por Takumi

» Ilya Sladivgorod Ivanova (en construccion)
Mar Sep 22, 2015 10:37 am por Ilya Ivanova

» PubliForo - Invitacion
Lun Sep 21, 2015 12:15 pm por Invitado

» Ficha Aurionel
Lun Sep 14, 2015 1:40 am por Kael’thas Sunstrider


La travesía de una corazonada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La travesía de una corazonada

Mensaje por Ragna Ashford el Vie Jun 14, 2013 12:28 am

Luego de haber completado su entrenamiento en aquellas montañas a pesar de los inconvenientes causados por cierta pelirroja el joven mago ahora se encontraba a las afueras de la Ciudad Shirotsume con el único objetivo de conseguir mayor información sobre aquella chica mencionada en los informes que el mercenario encontró aquella vez en su pequeña estadía en aquel gremio de mujeres donde las cosas no terminaron muy bien que digamos. El albino pensó que era el momento más adecuado para embarcarse en su búsqueda ya que estaba desligado de sus obligaciones con su gremio debido a su viaje de entrenamiento, además de que por cosas del destino las montañas donde fue a entrenar estaban cerca de la ciudad donde supuestamente vivía aquella chica, pero había un gran problema en todo esto y eso era la presencia o mejor dicho la vigilancia de la magas de Mermaid. Según aquel informe al parecer la maestra de aquel gremio estaba bastante interesada en aquella chica debido a que poseía una especie de esencia que la diferenciaba del resto, además de que tenía el potencial para convertirse en una buena adición para aquel gremio por lo que la maestra quería asegurarse de que la chica no fuera contactada por sus rivales o en el peor de los casos sus enemigos. Todo esto provoco un gran dolor de cabeza en el mercenario ya que él pensaba que lo más probable era que la vigilancia haya aumentado luego de su intromisión en la oficina de la maestra o también estaba la posibilidad de que algunas de las magas que hacían la vigilancia lo reconocieran y evitaran que el albino tuviera contacto con la chica por lo que de una forma u otra los inconvenientes de su búsqueda no serian fáciles de resolver.

Creo que mi mejor opción será evitar que aquellas chicas me detecten por lo que deberé tener mucho cuidado cuando camine por la ciudad – era lo que pasaba por la mente del albino mientras caminaba rumbo hacia el interior de aquella ciudad totalmente decidido a encontrar a aquella chica ya que quería saber la razón por la cual le resultaba tan familiar y no dejaría que nadie se entrometiera en su camino para descubrir el origen de aquella sensación. La infiltración a la ciudad comenzó bastante bien ya que Ragna se aseguró de ocultar bien su presencia mezclándose con los ciudadanos que transitaban las calles de aquella ciudad, además estaba el hecho de que con su magia se aseguraba de que no hubiera gente sospechosa en los alrededores o de que lo estuvieran siguiendo unos terceros que no fueran del gremio de mujeres y también estuvieran en búsqueda de la chica. – Me imagino que la vigilancia estará más concentrada en las cercanías de la casa de aquella chica en vez de la ciudad – era lo que pasaba por la mente del albino mientras ingresaba en un bar ubicado en el centro de la ciudad con el objetivo de descansar un poco y planear su siguiente paso ya que la supuesta casa de aquella chica no quedaba muy lejos de aquel bar por lo que ahora comenzaría la hora de la verdad en el caso de que la vigilancia aun estuviera activa.

El ambiente dentro del bar era bastante tranquilo  ya que se podía ver perfectamente como la gente pasaba buenos momentos juntos a sus amigos y parejas hablando de todo tipo de cosas que les había ocurrido en su quehacer diario.  Al ver aquel ambiente el mercenario decidió relajarse un poco por lo que pidió un par de bebidas  y saco un pequeño mapa de uno de sus bolsillos. – Debo encontrar el mejor camino para llegar a su casa sin llamar mucho la atención – fue lo que dijo tranquilamente mientras tomaba una de sus bebidas y estudiaba a fondo aquel mapa. Ragna estaba bastante confiado de que todo saldría bien ya que estaba seguro de sus habilidades de sigilo ya que una propiedad de su elemento era de que la oscuridad se puede encontrar en todas partes y también su maestro le había enseñado de que él debía convertirse uno con la oscuridad pero sin dejar que esta consumiera tu mente. Para mala fortuna del mercenario las cosas nunca han sido fáciles para su persona ya que estaba a punto de pasar un evento que cambiara por completo los planes de su investigación por la presencia de cierta persona.

Off:
Bueno en el post te deje mas o menos explicado parte de la búsqueda que esta haciendo mi albino sobre la información  que consiguió en tu gremio aquella vez xD. La chica que voy a investigar la voy a utilizar para trama de mi pj por lo que si tienes cualquier duda o sugerencias para el tema avísame por medio de un mp o en el chat. Espero que te haya gustado el post ^^, cualquier cosas avísame para editarla y a disfrutar se ha dicho owo.

Ragna Ashford
Mago Clase B
Mago Clase B

Magia : God Slayer
Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 01/02/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La travesía de una corazonada

Mensaje por Aireen Adler el Jue Jul 11, 2013 1:10 am

Estaba sinceramente aburrida, cansada de lo mismo todo el tiempo y aun necesitaba seguir avanzando,  me desagradaba bastante el gremio, y aunque me servia considerablemente para un fin en comun -destrozar algo-  sentia que tantos años alli y aun estaba vacia, si bien varias personas solian caerme bien, e incluso disfrutaba con ellas y me divertia, nada era como tener una familia o saber dónde eres bienvenido, a veces en Tartaros podriamos unirnos, pero jamas como familia, y eso a veces me descompensaba, despues de todo, las personas por mas que quisieran "estar simplemente solas" en algun momento debe golpearle la cruda realidad.

Pero este no era uno de esos momentos, la libertad era mi mejor amiga y la soledad una confidente a la cual jamas hay que subestimar, aunque puede herirte a veces era mas reconfortante que cualquier otra persona, o bueno, asi lo veia yo. Me habia marchado del gremio con el motivo de una supuesta mision, la cual claramente no haria, o ¿Quien sabe? Eso dependia, aun debia buscar informacion sobre la familia de mi padre-Porque para mi no formaban ningun vinculo conmigo- y habia oido algo que llevaba finalmente el rastro hasta este lugar, asi que bien, aqui estaba, al menos para saber o dar razones de ellos, porque aunque no estaba lista para enfrentarlos, habia algo que habia aprendido desde que mi padre habia muerto:

A los enemigos hay que tenerlos cerca.

Y eso lo hacia yo condenadamente bien. Ciudad Shirotsume, no tenia suficiente dinero, y ya que habian tantos bares y restaurants supuse que "trabajar" un par de dias como camarera no vendria mal,  ademas las conversaciones que se oyen a veces no tienen precio, termine trabajando en la barra de uno de los bares, recogi mi cabello y me puse a trabajar ese dia, ademas que me habian mandado a vigilar a alguien de un gremio alterno, a Kanae le gustaba tener todo en fino orden y controlado, y ya que era la unica que quedaba alli sin misiones tuvo que, muy a su pesar, enviarme a mi.

Vestida con el uniforme, entre en la barra cuando fue mi turno, algunas miradas se clavaban en mi nuca, y aun sin embargo, a lo largo de los años habia aprendido a aprovecharme de eso, o bien ignorarlos si no me eran de gran utilidad. - Que ordenara, señor?- le dije a uno de los hombres que estaban alli mientras tomaba el pedido y lo efectuaba con rapidez, cuando se trabaja con clientes mejor es tenerlos felices, aunque se fijen en algo mas que en tu rostro.

Uno de los barman me dijo que era su descanso, y me dio unas ordenes que ya estaban alli, mire a los que faltaban, y, como si fueran cosas al azar, estaba alli el tipo del gremio alterno que Kanae me habia dicho que investigara, al parecer la mujer sabia donde iria yo, tsk, maldita mujer manipuladora. Trate de no exteriorizar mi molestia y le servi el trago al peliblanco-El otro chico le tocaba descasar, espero no haber tardado tanto-Le sonrei,de esas sonrisas automaticas que me salian pero que de alguna manera no dejaba de verse natural, segui secando los vasos que estaban alli, estas horas no eran tan endemoniadamente movidas como otros turnos, solo esperaba que no viniera ningun idiota a molestarme, si acaso lograban acercarse a mi se llevarian una paliza. No dije mas nada, generalmente despues de eso ya se comienza una conversacion, y de toda conversacion, se puede sacar informacion.

Aireen Adler
Mago Clase D
Mago Clase D

Magia : Magia de Transformación
Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 15/06/2013
Edad : 20
Localización : Y dime... Crees que eso te va iluminar en qué?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La travesía de una corazonada

Mensaje por Ragna Ashford el Vie Jul 12, 2013 7:36 pm

El albino al observar detenidamente aquel mapa pudo descubrir lo que parecería ser un atajo hacia la casa de aquella chica ya que según el mapa este camino se saltaba por completo el área de vigilancia en el cual supuestamente estarían las chicas de Mermaid, pero el único problema era que debía pasar por una especie de fábrica abandonada ya hace muchos años. Al albino no le importa mucho tener que atravesar aquel lugar, pero no podía evitar sentir que algo malo pudiera ocurrir en el interior de aquella fabrica ya que podría ser un blanco fácil si algún enemigo lo estuviera siguiendo o algo por el estilo. – Bueno no sirve de nada pensar en aquello, lo único que me queda por hacer es llegar hasta mi objetivo – fue lo que dijo tranquilamente mientras guardaba aquel mapa en uno de sus bolsillos y se colocaba a esperar la nueva bebida que había encargado al tabernero. Fue en ese entonces que su pedido fue traído por una mujer albina bastante atractiva y de unos ojos bastante llamativos, pero lo que más le llamo la atención al mercenario fue aquella sonrisa que aquella chica hizo, por alguna extraña sensación le provocaba un sentimiento extraño en el interior del albino del cual no podía encontrar alguna explicación. – No te preocupes por eso es mejor tarde que nunca – fue lo que le respondió tranquilamente a aquella chica mientras tomaba su bebida antes de comenzar con su operación de infiltración.

Justo cuando iba a retirarse a pagar su cuenta unos clientes se acercaron donde aquella chica albina y comenzaron a molestarla diciendo que querían pasar un rato mucho más privado con ella en una de las habitaciones especiales que ellos tenían reservado para este tipo de ocasiones. Al escuchar aquello el mercenario decidió acercarse para arreglar un poco la situación. – Deberían estar trabajando para ganarse la vida en vez de perder el tiempo en algo como esto – fue lo que dijo con una sonrisa burlona el joven lo que provoco que aquellos hombres se enfadaran bastante y le dijeran que no debía meterse en asuntos ajenos. A pesar de aquella supuesta amenaza que el mercenario no le tomo mucha importancia ya que este siguió provocando a aquel grupo de hombres lo que termino como consecuencia que uno de ellos se lanzara atacarlo en un ataque de furia. Esta vez a diferencia de su anterior experiencia en la taberna que se encontraba en medio de la nada el albino se aseguró de darle un fuerte golpe en el estómago y dejo el cuerpo inconsciente junto a la barra para evitar causar desorden y así no llamar mucho la atención de la compañía no deseada. El resto de los compañeros de aquel sujeto salieron corriendo todo atemorizados al ver el estado que había quedado su amigo no sin antes disculparse con aquella chica por haberle causado problemas. – Espero que este tipo de situaciones no se repitan mucho en tu trabajo, lamento las molestias causadas por aquellos sujetos y aquí está la paga por las bebidas que me trajiste – fue lo que dijo tranquilamente mientras depositaba el dinero sobre la mesa y se aseguraba de que no se le había caído nada en medio de la corta pelea si es que se podía darle aquel nombre a ese tipo de encuentro.

Una vez que se aseguró de que nada le faltara el joven se despidió de aquella tabernera bastante linda no sin antes dejarle un pequeño recado. – Casi se me olvidaba no tienes que deberme nada por haberte ayudado con aquella situación ya que por alguna extraña razón siento que eres una chica bastante fuerte por lo que puedo pensar que te hubieras encargado perfectamente de la situación, pero me imagino que no puedes disgustar a tus clientes debido a las reglas del trabajo o ¿me equivoco? – fue lo último que le dijo a aquella chica mientras se alejaba de la mesa y salía por una de las puertas traseras ya que debía mantener su sigilo dentro de la ciudad. Una vez que el mercenario había abandonado la taberna unas extrañas mujeres hicieron ingreso al local para pedirle a todo los presentes su colaboración sobre el paradero de cierta persona. Fue así como una de las mujeres se acercó donde aquella chica albina para mostrarle un cartel con la apariencia de cierto hombre que según ellas era un criminal bastante peligroso. Aquella persona no era ni más ni menos que Ragna y la identidad de las mujeres eran las miembros del gremio de las sirenas que habían esparcido varios rumores sobre el albino por toda la ciudad con el único objetivo de poder localizar con mayor facilidad a su objetivo ya que pensaban que era solo cuestión de tiempo para que los ciudadanos lo delatasen.

Spoiler:

Mi pj se va a morir de rabia si llega a ver aquel cartel xD, espero que te haya gustado el post


PASA EL CURSOR

Ragna Ashford
Mago Clase B
Mago Clase B

Magia : God Slayer
Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 01/02/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La travesía de una corazonada

Mensaje por Aireen Adler el Miér Jul 17, 2013 12:04 pm

"La luz es un problema como una bendicion, pero la oscuridad te permite vagar sin estar siendo juzgado de las acciones que haces a lo largo de tu camino."

Si no habia entendido mal, era un mercenario, un muy... llamativo mercenario, supongo que por eso Kanae me envio a mi en lugar de otro, la capacidad de seducir de manera vacia era un "don" que podia yo manejar muy bien, y ni pensar que antes habia creido que eso era un infierno total, esta vez me ayudaria, una vez mas, a cumplir mis objetivos.

Segui atendiendo los clientes, despues de todo era el trabajo, pero no se si era mi caminar descarado junto el vaivén de mis caderas lo que provocaba que los hombres me molestaran...oh si tan solo supieran...Me temblaba la mandibula aun estando apretada, no por miedo, sino por rabia, si bien habian taberneras que se divertian en los cuartos de atras yo no venia a eso.-A ver, borrachos inutiles, podrian marcharse? No hay mas tragos para ustedes- Mencione simplemente, aun si pudiera cargarme a todos, de todas las maneras pensandas, yo habia dejado de hacer eso hace muchos años, si nadie estuviera viendo, aprenderian como una mujer podria usar hasta los tenedores para defenderse, solo esperaba que el tipo que seguia se marchara del bar, y asi, podria hacer algo contra ellos, pero mi gran sorpresa fue cuando el vino a provocar a los hombres y golpear a uno de ellos.

Me habia quedado perpleja, desde que habia muerto mi padre nadie me habia defendido, y menos, arriesgando asi el pellejo. De todas formas, recibio un sermon de mi parte cuando creyo que le iba a dar algo a cambio.-Gracias, pero pude haberme cuidado sola, señor, asi que no planeaba deberle nada,aun si eso incluyera a que me despidieran, si me disculpa.-Me di media vuelta, tome el dinero y fui a ponerlo en la caja, ¿Que se creia el? En eso unas chicas ingresaron, me despreocupe y segui atendiendo a los demas, sin embargo se acercaron a mi con un cartel, arrugue la nariz, sino fuera por los peculiares ojos del chico podria jurar que era otra persona.-¿Podria quedarme con el cartel? No lo he visto, pero si me dejan esto podria idenficarlo en cuanto venga-Me dejaron el cartel y ellas siguieron preguntandole a los demas, eso lo guarde en mi delantal, y segui en lo que hacia.

Cuando termino mi turno me fui de alli, tenia que ubicar al Target de las Sirenas, al parecer el individuo de cabello blanco era bastante buscado, Qué interesante... sonrei por los pensamientos que tenia mientras, haciendome pasar por una de las sirenas logre encontrar donde se ubicaba el albino, satisfecha de mi trabajo pero no de estar desarmada, trate de encontrar algun arma, no podia mostrar mis poderes, pero tampoco iba a dejar que me hirieran, eso jamas. Con lo que habia ganado de propina solo me alcanzo para comprar una sarten, ridiculo pero cierto, asi que estaba con mi sarten por todos lados, sin importarme realmente un comino lo que mencionara la gente.

Estaba cansada, preferiria seguir mañana si no queria que sospechase, fui a donde me hospedaba y me deje caer en la cama, cansada, entre el bar y la busqueda tuve una tarde agotadora. Me levante mientras iba al refrigerador a tomar un vaso de agua empece a quitarme la ropa, primero el sombrero, luego la corbata y luego aunque fuera dificil logre quitar el corse, quedandome solo con el brasier en la parte superior, me sente en la cama nuevamente para quitarme las botas de tacon y las medias. Abri la ducha, me gusta que este un poco caliente cuando me meto, deje caer mis pantalones y lo restante que tenia puesto, el vaporoso sanitario estaba empañado, sin embargo nunca estaba desarmada, asi que sali del baño a buscar la sarten y la puse cerca,  y luego dispuse a tomar la ducha.

Un estruendo me sorprendio cuando cerraba el grifo, asi que sali de inmediato y tome la sarten, reduciendo sin esfuerzo al intruso en el piso, mientras yo aun sin cubrirme estaba con un pie sobre su pecho mientras le apuntaba con la sarten, con el porte digno de una guerrera-Quien demonios eres y que haces aqui?-Dije entrecerrando los ojos, pero como trato de forcejear no me quedo otra opcion que darle con el objeto que tenia en mi mano, la sarten habia impactado contra su cabeza-No- te -muevas-Cada palabra la dije enfatizada, aun estaba en guardia cuando el vapor se fue y vi la cara de la persona que "Me habia Caido del Cielo"-Oh, eres tu, el idiota que creyo que yo le debia algo-Me quede tranquila bajando la guardia mientras me daba media vuelta , esquivaba los escombros y buscaba la toalla, no por pena, sino que la brisa del exterior provoco que tuviera frio gracias a que aun yo estaba mojada. Me la coloque y regrese a recargarme cruzada de hombros en el marco de la puerta-Asi que, como semejante hombre ha caido del firmamento? Por los dioses, que he hecho bien?-Enarque la ceja divertida, mi naturaleza desvergonzada no tenia limites, y teniendo en cuenta que la toalla apenas lograba cubrirme daba por hecho lo que estaba diciendo.

Aireen Adler
Mago Clase D
Mago Clase D

Magia : Magia de Transformación
Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 15/06/2013
Edad : 20
Localización : Y dime... Crees que eso te va iluminar en qué?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La travesía de una corazonada

Mensaje por Ragna Ashford el Miér Jul 24, 2013 1:44 pm

Las cosas parecían estar calmadas para nuestro joven mago ya que luego de su pequeño incidente en aquel bar al parecer nadie lo estaba siguiendo por aquel callejón en el cual estaba caminando tranquilamente para volver a la calle principal de la ciudad, pero como era de esperar las cosas nunca son fáciles para el albino ya que cuando este apenas dio un paso en la acera una mujer grito bastante fuerte diciendo que era aquel criminal peligroso que las sirenas estaban buscando con tanto empeño. – ¿Qué demonios le pasa a esa mujer? – era lo que pasaba por la mente del mercenario sin entender aún muy bien en el predicamento que se había metido ya que en menos de un instante aparecieron unas cuatro magas de aquel gremio para ordenarle a Ragna que se rindiera pacíficamente y lo acompañaran hasta una de las guaridas que tenían en la ciudad. Al escuchar aquella petición el peliblanco no pudo evitar soltar una pequeña carcajada ya que jamás pensó que estuvieran tan empeñadas en atraparlo por lo que en menos de un instante comenzó a correr a toda velocidad por las calles de la ciudad con la única intención de dejar atrás a sus perseguidoras. Claramente aquellas mujeres lo tomaron como un insulto por lo que un poco enojadas comenzaron a perseguir a su objetivo sin pensar mucho en las consecuencias de sus acciones ya que comenzaron a lanzarle una serie de hechizos elementales con la única intención de dañar al chico sin pensar antes en la gente inocente que caminaba en los alrededores.

Al parecer estas mujeres no saben lo que es contenerse – fue lo que dijo con cierta molestia mientras esquivaba con facilidad cada uno de los ataques que por mera fortuna no lograron lastimar a alguien inocente, pero esto no podía seguir por mucho más tiempo por lo que Ragna no tuvo más remedio que dar una serie de saltos para comenzar a correr encima de los techos de los edificios ya que así se aseguraría de que nadie resultara lastimado. Una vez arreglado aquel problema ahora el peliblanco podría contratacar sin ningún tipo de inconveniente por lo que mientras él corría comenzó a concentrar su oscuridad alrededor de todo el filo de su espada y una vez que estuviera lista se dio media vuelta para la sorpresa de sus perseguidoras que lo miraban con cierta extrañeza. – Sera mejor que vayan por refuerzos ya que este mago no es fácil de atrapar – fue lo que dijo seriamente para llevar su espada hacia atrás y liberar una gran onda de energía que atravesó por completo los techos de aquellos edificios destruyendo todo a su paso y llegando a impactar donde aquellas magas lo que provoco una gran explosión en la ciudad. Aprovechando que aun debían estar recuperándose de aquel ataque el joven siguió corriendo por aquellos techos con una sonrisa en su rostro luego de su supuesta victoria pero el destino le tendría otra cosas en mente ya que cuando piso las tejas de cierto techo, este comenzó a desplomarse por el peso ya que al parecer era bastante antiguo lo que trajo como consecuencia de que el joven cayera junto a los escombros al interior de aquella casa provocándole un leve dolor cuando impacto al suelo.

¿Qué diablos fue lo que paso? – fue lo que dijo tranquilamente mientras se sacudía un poco el polvo de los escombros y observaba detenidamente el lugar. Al parecer se encontraba en medio del baño de alguien o algo por el estilo debido al denso vapor que cubría la habitación pero el peliblanco no tuvo mucho tiempo para investigar ya que de repente sintió un fuerte golpe en la cabeza como si le hubieran golpeado con una especie de martillo o algo por el estilo. Aquel golpe provoco que el joven cayera medio inconsciente al suelo y cuando intento levantarse para quejarse con el responsable de aquello se quedó totalmente paralizado con lo que veían sus ojos una vez que el vapor se disipo por completo. Al parecer la persona que lo había golpeado no era más ni menos que aquella hermosa tabernera que conoció hace un rato y por lo visto no era un martillo con lo que le había golpeado sino algo mucho menos inesperado ya que este objeto era un sartén lo que trajo muchas dudas en el joven del porque llevaba algo como eso en la ducha, pero sin duda lo que provoco el asombro y gran sonrojo en su rostro era que aquella chica estaba totalmente desnuda por lo que aun sorprendido el joven no opuso mucha resistencia cuando ella coloco su pie sobre su pecho.  Si se trataba de combates o realizar misiones Ragna era todo un experto, pero si hablamos de mujeres y su anatomía pues ahí las cosas cambian bastante para el mago ya que jamás había visto el cuerpo desnuda de una por lo menos no tan de cerca.

Una vez que las cosas se calmaron y aquella chica se puso la toalla para taparse un poco su cuerpo el albino aún bastante adolorido por aquel golpe con el sartén se levantó del suelo para terminar de sacudirse el polvo de los escombros y escucho atentamente a las palabras de aquella albina. – Pues si me convierto en un idiota por haber ayudado a una linda chica como tú no tengo ningún remordimiento, además yo te dije que no me debías nada ya que solo quería evitar que aquellos sujetos te molestaran – fue lo que dijo seriamente con los ojos cerrados y aun con el sonrojo en su rostro ya que aún podía verse un poco el cuerpo bien dotado de la chica ya que aquella toalla no cubría mucho que digamos. – Con respecto a tu pregunta para resumir un poco las cosas caí del techo mientras era perseguido por unas chicas bastante temerarias. Aunque creo que fuera una mera coincidencia que justo cayera en medio del lugar donde vives mujer de la taberna o debería decir maga oscura de Tártaros – fue lo que dijo con cierto tono burlón mirando ya un poco más serio a aquella mujer. La razón por la cual descubrió esto fue bastante sencilla ya que mientras ella retiraba su pie del pecho y se daba media vuelta para ponerse la toalla el mercenario pudo observar aquel tatuaje del gremio oscuro que se encontraba en la espalda de aquella hermosa chica lo que traía como interrogante la razón por la cual una maga oscura estaba trabajando de tabernera en medio de una ciudad tan tranquila como esta. – No sé cuáles sean tus intenciones en este lugar, pero te advierto desde ya que será mejor que no te metas en mi camino o terminaras mal jovencita – fue lo que dijo fríamente mientras le apuntaba con su espada en el caso de que ella intentara hacer algo extraño.

Cuando la situación no podía ser más tensa justo se pudo escuchar en los alrededores a aquellas magas que se gritaban entre sí buscando con intensidad el lugar por el cual se había caído el peliblanco por lo que por una mera reacción Ragna se abalanzo donde aquella tabernera y la tomo de la cintura para llevarla a un escondite cercano evitando así que las sirenas los encontraran. – Sera mejor que te quedes callada un rato ya que me imagino que no quieres tener más problemas – fue lo que le susurró al oído mientras le tapaba la boca con una de sus manos y sin querer con la otra le tenía apretado uno de sus pechos mientras la inmovilizaba esperando a que el peligro se fuera. Aquellas mujeres aparecieron para revisar aquel baño pero al ver que no había nadie en las cercanías decidieron irse por aquel agujero en el techo y buscar suerte en otro lado. Una vez que el peligro se fue el mercenario dio un suspiro de alivio y soltó a la chica para poder salir del escondite y continuar con su búsqueda. – Bueno perdón por los problemas causados y que tengas suerte en lo que quiera que viniste hacer en esta ciudad – fue lo que dijo tranquilamente mientras se despedía de aquella chica caminando rumbo hacia la puerta, pero algo inesperado paso ya que el joven sintió un fuerte golpe en la cabeza que lo dejo completamente inconsciente en el suelo, al parecer su destino estaba en manos de una persona bastante particular.

Habilidad usada:
Carnage Scissors

Ragna puede usar este ataque en cualquier momento de la pelea y de forma ingeniosa ya que básicamente consiste en que tiene que mover su gran espada hacia atrás para comenzar a concentrar el poder de su oscuridad en el arma y así una vez con el suficiente poder la libera realizando un corte hacia adelante lo que produce que una onda de energía se acerque al enemigo y le cause bastante daño. La onda de energía tiene una altura de 5 metros y un ancho de 1.5 metros, ademas puede alcanzar una distancia máxima de 10 metros.

Duracion: 1 post
Veces por topic: 3 post
Descanso: 2 post


PASA EL CURSOR

Ragna Ashford
Mago Clase B
Mago Clase B

Magia : God Slayer
Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 01/02/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La travesía de una corazonada

Mensaje por Aireen Adler el Vie Jul 26, 2013 7:14 pm

Me quede observandole con tranquilidad, mientras le escuchaba, la verdad, me provocaba tirarle un sartenaso mas para que se callara, ninguna persona que conosco hace las cosas sin nada a cambio, por lo tanto, no solia confiarme de esos "No me debes nada" me vale que quisiera ayudarme, yo podia hacer eso sola. Sin embargo aun estaba enteramente divertida, hombres, ninguno puede pensar con claridad cuando esta una mujer sin ropa encima.

-Y yo te dije que puedo defenderme sola, es tan dificil de entender? -Habia mencionado cortante, pero en fin, le escuche cuando me dijo lo que habia pasado, y sonrei divertida cuando supo que yo era de Tartaros, no lo habia ocultado, eso a el no le probaba nada en absoluto, en cuanto a su burda amenaza, solo me rei ¿El, advirtiendome a mi?-Aun tienes los pantalones para amenazarme? Dejame decirte algo, mercenario de cuarta, que sea linda no quiera decir que no te pueda volar la cabeza, entendiste?-Le manifeste ese simple hecho, y escuche las voces de unas mujeres, oh la que lo buscaban, con esa pequeña distraccion basto y sobro para que el llamado Ragna me tomara de la cintura, y junto con el termine escondida. Habia querido forcejear, pero creo que eso no seria inteligente, pero habia algo mas que me inquietaba y era la mano del señorito que tenia en mi pecho, la mirada que tenia era mas que obvia, y prometia despellejarlo, una vez que las sirenas se habian ido, el individuo me habia soltado. Y en cuanto me dio la espalda, tome mi sarten que la habia dejado en la mesa  y volvi a darle un zarpazo con este.

-No cariño, no te iras.-Ya que sabia que era de Tartaros no tenia que ponerme con rodeos, por lo tanto, ahora lo haria a mi manera.

[...]

Le habia dado un par de veces mas con mi "Objeto Contundente" las veces que el habia intentado despertar yo volvia a golpearle. Vestida como era debido para salir, cambie de habitacion y lo habia jalado en la silla que lo habia amarrado hacia la otra habitacion rentada, ahora bien, me volvi a quitar las botas y el pantalon, dejandome solo un short corto y las medias largas, cuando ya estaba lista para interrogar a mi ...eh, preso, busque una jarra de agua helada y se la tire de lleno en la cara.-Levantate, es hora de divertirnos.

Cuando este espabilo estaba en frente de el cruzada de brazos con mi sarten, cargaria uno de estos de vez en cuando si era tan condenadamente util.-Bien, mercenario barato, ya que has tenido la osadia para muchas cosas, entre ellas amenazarme, me tome la libertad de dejar mi plan de estar fuera de perfil a un lado, tu mismo has elegido esto- No podia subestimarle, por lo tanto le habia quitado todo lo que podia usar para desatarse o hacerme algo y lo habia escondido, todo, su espada y cualquier cosa que yo considerara peligroso, y debido a tantos golpes en la cabeza creo que no podria coordinar bien sus poderes.

Busque otra silla, y me sente prudentemente lejos, aunque le tenia atada las piernas de cada pata de la silla, y le tenia las manos atadas con cada una metida en un saco, asegurandome totalmente que no se desataria.- Asi que empieza a hablar, ¿Que has hecho para que Kanae tenga interes en ti? Cuentame y tal vez te deje vivir.-Tal vez aun fuera una maga novata, pero en lucha y en matanza era bastante experimentada.

Aireen Adler
Mago Clase D
Mago Clase D

Magia : Magia de Transformación
Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 15/06/2013
Edad : 20
Localización : Y dime... Crees que eso te va iluminar en qué?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La travesía de una corazonada

Mensaje por Ragna Ashford el Lun Jul 29, 2013 10:00 pm

El albino se encontraba flotando en lo que parecía ser un vasto océano de oscuridad donde a pesar de sus esfuerzos no podía mover ninguna parte de su cuerpo y solo se dejaba llevar por la corriente que lo arrastraba sin rumbo. – ¿Dónde rayos estoy? – fue lo que dijo bastante desanimado mientras miraba hacia aquel cielo oscuro y sentía como si su vida se fuera apagando cada vez más. En ese instante una luz brillante apareció en medio del cielo y comenzó a acercarse hacia donde estaba el mago y esta no pudo evitar reprocharle al mercenario del lamentable estado que estaba en esos momentos por lo que le exigió que se levantara de inmediato ya que aquella luz no lo había entrenado para ser un vago. Al escuchar aquella voz Ragna no pudo evitar sentir una cierta nostalgia ya que se parecía mucho a la voz de la deidad de su elemento que le había supervisado su entrenamiento desde niño. – Finalmente mi voz te ha alcanzado. Deberías agradecérmelo pequeño Ragna ya que me costó bastante trabajo poder entrar en tu mente ya que al parecer la señorita te inmovilizo bastante bien – fue lo que dijo la diosa de su elemento con cierto tono burlón mientras comenzaba a tomar forma de una figura bastante particular. El albino al ver su figura no pudo evitar sonrojarse por completo ya que la diosa había tomado la forma de aquella maga oscura cuando esta estaba totalmente desnuda y la única razón por la cual había hecho esto era que quería divertirse un poco e era la última imagen de una mujer que vio el mago.

Sí que es bastante divertido ver este tipo de reacciones contigo – fue lo que dijo la deidad soltando un par de carcajadas hasta que tomo una mirada más seria ya que tenía algo importante que decir al albino. – Dejando las bromas de lado te quiero advertir Ragna que te estas metiendo en un camino bastante peligroso que no te incumbe en lo mas mínimo así que te recomiendo en que no sigas buscando a aquella chica por tu bien – fue lo que dijo fríamente la diosa mientras aquel océano se comenzaba a tornar tormentoso y comenzaron a generarse truenos en aquel cielo oscuro. El mercenario extrañado por sus palabras y las condiciones del ambiente le exigió a su deidad que le explicara mejor las cosas, pero ella le dijo que no tenía más tiempo ya que su acompañante en el mundo real exigía su presencia. Lo que jamás sabrá Ragna es que aquellos cambios radicales en el ambiente fueron causados cuando la maga de Tártaros le pego fuertemente con su sartén reiteradas veces.

– En el mundo real –

El albino despertó de su trance una vez que aquella chica le lanzara la jarra de agua en su cara la cual estaba bastante fría que lo hizo reaccionar de inmediato preguntándose para sí mismo donde estaba y porque tenía un fuerte dolor de jaqueca. – ¿Qué diablos fue lo que me hizo esta mujer? – era lo que pasaba por la mente del joven mientras escuchaba con atención las palabras de su captora que claramente no le cayeron del todo bien y a la vez se daba cuenta que estaba amarrado a una silla e su espada no se encontraba por ningún lado. Claramente esto era una desventaja para el peliblanco ya que su espada no solo era un objeto valioso por su historia sino más bien era el medio que usaba para luchar sin tener que llegar a utilizar mucho su magia que era una arma de doble filo.  Al ver que estaba acorralado por el momento el peliblanco decidió responder a sus preguntas manteniendo siempre la calma para esperar el momento oportuno donde haría su escape. – Primero que nada señorita no soy un mercenario de cuarta ya que tengo una reputación por el trabajo que he hecho, además yo no he elegido nada de esto ya que tu simplemente me atacaste cuando me iba a retirar tranquilamente de tus aposentos – fue lo que dijo fríamente a aquella albina mientras la miraba directo a los ojos. – Con respecto a lo segundo no tengo ni la más remota idea quien sea esa tal Kanae y porque rayos tendrá tanto interés en mi persona. Quizás sea por cierto incidente con uno de sus aliados en aquellas montañas o tal vez ella busque a alguien con mis habilidad únicas para hacer cierto tipo de trabajo – fue lo que dijo con cierta burla a su acompañante mientras se quedaba totalmente tranquilo respondiendo al interrogatorio de su captora.

Antes de seguir respondiendo al resto de tus preguntas te pido por favor que lo que sea que hayas hecho para darme dolor de cabeza no lo vuelvas a hacer por el bien de todos ya que necesito tener mi mente concentrada para mantener mi poder a raya – fue lo que dijo en un  tono bastante serio a su acompañante mientras dirigía su mirada hacia el techo para escuchar a sus siguientes preguntas. Justo en medio de la interrogación se pudo escuchar varias voces de mujeres que estaban en las afueras de la residencia que solicitaban ingresar al domicilio ya que tenían sospechas de que un criminal peligroso se encontraba escondido en aquel lugar. Aquellas mujeres no eran ni más ni menos que las sirenas de aquel gremio de mujeres que esta vez habían sido acompañadas por la encargada de la misión de detener al mercenario y hacer que aquella chica misteriosa formara parte de su gremio. Esta persona se hacía llamar “Hunter J”  y era bastante famosa en el mundo de los mercenarios por sus habilidades y al igual que Ragna era conocida por hacer bien su trabajo, pero por unas misteriosas circunstancias había desaparecido de este bajo mundo y al parecer había decido tomar un nuevo camino junto a aquel gremio de mujeres. – Sera mejor que abran la puerta en este instante o entraremos a la fuerza – fue lo que dijo la cazadora con un tono bastante frió mientras comenzaba el conteo para hacer su ingreso. Ragna al escuchar sus palabras pudo reconocer de inmediato la identidad de aquella persona ya que había tenido un par de enfrentamientos en el pasado cuando ambos mercenarios se enfrentaron en diferente bandos para conseguir el mismo objetivo. – ¿Qué es lo que harás ahora señorita tabernera? Al parecer han llegado gente externa para molestar en tu interrogación y la mujer que está hablando no es cualquier enemiga por lo que te recomiendo que actúes pronto o la pasaras mal – fue lo que dijo con cierta burla mientras el albino se quedaba tranquilamente sentando en su silla esperando a que su acompañante decidiera que hacer.

Hunter J:




PASA EL CURSOR

Ragna Ashford
Mago Clase B
Mago Clase B

Magia : God Slayer
Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 01/02/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La travesía de una corazonada

Mensaje por Aireen Adler el Mar Ago 06, 2013 6:43 pm

-Pues, no te irias facil despues de lo que hiciste, me jalaste involuntariamente, me amenazaste, me tapaste la boca y encima tocaste con tu gran mano mi pecho, ¿Que me crees? Y en cuanto a tus habilidades "unicas"...-lo vi de arriba a abajo fingiendo decepcion-Creo que... Se han equivocado tremendamente- Si el era burlon, el tango era para que lo bailaran dos personas, me encogi de hombros, restandole importancia a su poder, el que sea que fuera, pero observando sus pertenencias y demas no era ningun mago de escritura, debia ser relativamente importante-Si fueras un gran mago podria decir que ya te habrias soltado, por lo tanto o eres novato o recientemente has dejado de serlo, la verdad pocas cosas me asustan y entre esas no estas tu, cariño, tu ego llega mas alla que tus poderes. En ese caso que tipo de poder tienes?-Me levante caminando a su alrededor, y cuando quede a sus espaldas me baje un poco para quedar a la altura de su hombro. Bajando la voz-Aunque no se vea mucho en este momento tal vez Tartaros pueda querer algo de ti, lobo, aunque en lo personal no veo mucho potencial.

Le sonrei burlona mientras oi que tocaban la puerta, arrugue la nariz por eso, al parecer teniamos compañia, no estaba segura de como librarme de esta, pero claramente hallaria la forma. Tome de nuevo la compostura y silenciosamente fui hasta la puerta a escuchar a la mujer que estaba tocando la puerta, riendose que el chico no tendria oportunidad con ella, el feminismo de las sirenas era innato, si señor, sino fuera porque ese gremio era legal, yo estaria de lleno alli, los hombres eran idiotas, definitivamente, y aun asi tenia uno dentro de la habitacion, ¿Adler, que demonios haras? ¡Piensa!

En el instante que me advirtio nuevamente que contaria hasta 10, rode los ojos cuando el de aquel de ojos peculiares hablo, arrastre la silla hasta el armario de ropa lo mas rapido que pude, heche la silla para atras y asi esta quedaba en solo las patas traseras, y le mire a los ojos, bien irritada--Podrias callarte? Felizmente te entregaria para que acabaran contigo por una buena suma, no me presiones, Ragna, asi que con la boca cerrada de te ves magnifico- Se lo habia susurrado al oido con una voz que podria prometer algo mas y a la vez sonaba tan mordaz que si las palabras arrancaran piel, parte de su cuello y hombro estaria arrancado. Me separe dejando que cayera bruscamente la silla para estabilizarse, el conteo habia comenzado y cerre las puertas del armario, me despeine el cabello y me desarregle la ropa, cuando hacia esto abri la ducha y sali, justo antes de que me pudieran derribar la puerta, gire el pomo de la puerta.

-Ya les he dicho, mi turno como bailarina empieza en dos horas, y los bailes privados los hago alla-Era claro, que las mujeres quedaron boquiabiertas, y aun asi, fingi despertarme y ver claramente a quienes estaban ahi, aun en magia era novata, por lo que optar por el engaño era la mejor opcion-Oh lo siento, los idiotas del club suelen venir a esta hora mientras aun duermo, en que les puedo ayudar, chicas?-La extraña mujer dijo que estaban buscando a un sospechoso, y nuevamente, actue como si no supiera nada-Oh, de veras? Es un peligro seguro que una persona como usted le dara caza rapidamente-Mi cara de desagrado era mas que obvia, al parecer les habia caido en gracia a las sirenas y momentaneamente se olvidaron de su objetivo, e incluso, habia dicho que recientemente habia dejado un gremio y ellas gustosamente me estaban ofreciendo a que me les uniera, peculiar, pero cierto, luego yo misma saque el tema, mientras mas vieran que no tenia nada que ocultar menos buscarian en mi habitacion.

-Y como es el caballero que buscan? Suelo ver bastantes, pueden pasar a ver tambien si gustan, pero no encontraran nada por mas que busquen, los hombres no son mi tipo y...tengo compañía femenina, pero si quieren revisar...-Les guiñe el ojo y creo que la expresion de ellas lo decia todo, definitivamente se querian marchar ya, en cambio yo estaba divertida, todo era endemoniadamente mentira, pero engañar a la gente era algo para mi cotidiano, les abri la puerta de par en par, mientras me daban otro anuncio de "se busca", agh, uno peor que el otro -el otro estaba bien escondido, gracias al cielo- la nariz del chico en este dibujo solo se parecia al dedo gordo de un obeso, el armario estaba del mismo lado de la puerta pero en la otra habitacion, por lo tanto, no verian nada, entro solo la mujer que era la lider y vio el lugar, la ducha se oia y arqueo la ceja, hasta que finalmente se dirigio a la otra habitacion, pero antes que buscara en el armario, tuve una "Revelacion"

-Oh por dios, ¡si lo he visto!-La mujer dejo de huzmear y de inmediato fue a prestarme atencion-Si, esta tarde se marcho por la puerta de al lado,  creo que hubo un error en eso, tenia a una compañera de baile inconsciente en el hombro, pense que se divertian pero...ya que lo buscan creo que no, se fueron por la parte del bosque, paso hace menos de media hora, es mejor que se apresuren, agh! Que estupida debi haber sabido algo, encuentren a mi amiga por favor-Mencione evadiendo todo indicio de mentiras en alguien en mi rostro, cambiandolo por rasgos de fingida verdad,  ademas de parecer despreocupada e indiferente pero a la vez "preocupada" por la situacion, como lo haria una bailarina exotica que nada le sorprendia, ellas me agradecieron y salieron en busca del objetivo falso, una vez que me asegure que se habian ido, cerre la ducha y abri el armario.-Buen chico, has sacado un sobresaliente en quedarte callado, felicidades, te has vuelto mi complice o tal vez viceversa, ¿no es excitante?-Le guiñe el ojo mientras le dejaba ahi con las puertas del armario vacio abiertas, con el caminar mas descarado que tuve fui a buscar la sarten, mis lentes y un libro de la famosa autora de misterio que tanto me gustaba, aparte de los dos carteles, puse todo encima del mueble y luego arrastre dicho sillon para que quedara justo frente al armario, de alguna manera queria excusarme de lo que le habia dicho a las sirenas, pero por otro lado simplemente me importaba poco lo que el pensara de mi, despues de todo, el solo era un objetivo, nada mas, ni nada menos.

Tome los carteles enrollados y me puse en el marco del armario recargandome de mi hombro, viendome las uñas, como si esto lo hacia todo el tiempo, bueno, sere sincera, no es la primera vez que mantengo cautiva a una persona-Y bien, señorito, hoy me siento muy curiosa, asi que...porque estas en estos carteles de se busca?-Volvi a mirarle mientras le enseñe uno de los carteles-En este te ves horrendo-Me rei para tirar ese y luego abri el otro-Pero en este te llevas un premio, un camion te paso por encima aqui-Me rei a carcajadas, la verdad uno estaba peor que el otro, luego lo tire por encima de mi hombro como el otro y me sente arriba suyo de lado, cruce mis piernas y me gire un poco, para poder abrazarle por el cuello-Vamos, dame una sola razon para soltarle y no para gritarle a las sirenas que usted esta aqui, quien sabe? Es posible que esten aun cerca, parecian querer aniquilarte... Pero bueno, solo digo-Me encogi de hombros mostrando despreocupacion, la verdad solo tenia que darle informacion a Kanae de quien era el y listo, le acaricie un poco el cabello sonriendole entretenida y me levante, sentandome en el mueble cruzando las piernas colocandome los lentes y abriendo el libro donde lo habia dejado-Y bien? Espero tu respuesta, sino, no creo que necesites estar despierto.

Aireen Adler
Mago Clase D
Mago Clase D

Magia : Magia de Transformación
Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 15/06/2013
Edad : 20
Localización : Y dime... Crees que eso te va iluminar en qué?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La travesía de una corazonada

Mensaje por Ragna Ashford el Dom Ago 11, 2013 8:33 pm

Al parecer su captora estaba pensando detenidamente en su plan de acción ya que se había quedado callada mientras la cazadora seguía allá afuera esperando a que le abrieran la puerta. El albino solo miraba a aquella albina con una sonrisa bastante burlona ya que por alguna razón se divertía mucho ver a aquella mujer atrapada en aquellos problemas aunque a fin de cuentas esta situación se produjo por la presencia del mago en la ciudad. En ese instante aquella mujer le tomo de su silla y arrastro al peliblanco hacia las afueras de lo que parecía ser un antiguo armario donde apenas si se mantenía la silla estable debido a que su captora la coloco en una posición bastante incomoda, pero a pesar de aquello y que la chica le miraba con cierto odio el mercenario permaneció tranquilo sin dejar de sonreír ya que sabía muy bien que la cazadora no sería engañada tan fácilmente por sus trucos en especial si estaba comprometida en encontrar a Ragna debido a cierto incidente que tuvieron en una de sus luchas pasadas como mercenarios. – No tientes a tu suerte señorita ruda ya que deberías saber que no todos cumplen sus promesas en especial cuando se trata de negocios, además no eres mi jefa para hacerme callar – fue lo que le dijo con cierta molestia a su captora, pero al parecer ella no le tomo mucha importancia ya que de inmediato coloco la silla en su posición normal a través de un fuerte golpe y cerró las puertas del armario encerrando al joven dentro de este.

Genial ahora me encuentro dentro de un armario, porque las cosas nunca son fáciles para mí – fue lo que pasaba por la mente del mercenario mientras soltaba un suspiro dentro de aquel mueble y veía si podía observar algo del exterior ya que él pensaba que era solo cuestión de tiempo para que J le encontrara ya que ella tenía una especie de sexto sentido que siempre la guiaba en el camino correcto de su presa, una de las razones por la cual fue famosa en esto del bajo mundo. Estando dentro del mueble Ragna pudo sentir como alguien se acercaba lentamente hacia el armario lo que le trajo cierta preocupación ya que si era la cazadora estaba en una situación bastante desfavorable ya que estaba atado, no tenía su espada y aun le dolía la cabeza por lo que fuera que haya hecho esa maga oscura, pero al parecer se había salvado esta vez ya que a aquella albina de alguna forma logro que aquella persona se alejara del lugar permitiendo que el mercenario respirara más tranquilo luego de un momento de tensión. – Pues la única razón por la cual coopere contigo fue porque no estoy en una situación favorable que digamos y aun tienes mi espada la cual quiero recuperar – fue lo que le respondió tranquilamente a aquella chica una vez que las sirenas siguieron aquella pista falta y la maga oscura abrió las puertas del armario. El peliblanco se sorprendió un poco cuando aquella chica fue a buscar lo que parecía ser una especie de libro un poco complicado y unos lentes de lectura. La razón de su sorpresa era bastante simple ya que jamás se le había ocurrido que los magos oscuros como los de Tártaros tuvieran ese tipo de pasatiempos, pero bueno al parecer hay todo tipo de personas en este mundo incluyendo malvados amantes de la lectura.

El peliblanco solo se quedó tranquilo mientras miraba las acciones de su captora hasta que finalmente ella mostró algo bastante desagradable para Ragna que lo hizo enfadar bastante ya que se notaba una vena marcada en su cabeza. Al ver los carteles de se busca al principio el albino se quedó en silencio ignorando por completo las carcajadas de aquella mujer, pero cuando esta se siguió burlando no pudo evitar enfadarse aún más intentando liberarse de sus ataduras para destruir por completo aquellos carteles. – No tengo las más remota idea del porque me hicieron ese tipo de cartel, pero te puedo asegurar algo señorita y es que alguien va a morir por hacer ese tipo de fotografías – fue lo que dijo con una sonrisa bastante malvada y aun con la vena marcada que mostraba claramente su enojo, pero a pesar de aquellas emociones fuertes el peliblanco sabía muy bien que no podía decirle sus verdaderas intenciones de su visita en aquella ciudad por el simple hecho de que podría llegar a ser una molestia tener a una maga oscura detrás de sus pasos. Aunque por cierta acción de la maga oscura un poco de la rabia se transformó en vergüenza ya que su rostro se tornó levemente rojo cuando aquella chica se acercó demasiado hacia el joven incluso llego a abrazarlo por su cuello y le pidió que le diera una razón para soltarlo lo cual hizo hacer que el albino pensara muy bien lo que iba a decir aunque no tendría mucho tiempo ya que las magas sirenas no habían caído en la trampa de aquella maga oscura ya que estaban en las afueras esperando el momento indicado para atacar.

Tranquila no será necesario que me dejes inconsciente ya que no quiero volver al mundo de los sueños – fue lo que dijo soltando un suspiro aun sonrojado por las acciones de aquella chica, pero respiro profundamente mientras cerraba sus ojos para intentar calmarse y además de comenzar con su plan de escape. Ragna estaba aburrido de estar atado por lo que mientras se relajaba comenzó a activar su poder lo que trajo como consecuencia que desde su mismo cuerpo se comenzara a originar una especie de aura oscura que fue rodeando lentamente el cuerpo del mercenario hasta cubrirlo por completo haciendo que su ojo rojo brillara con mucha mayor intensidad y el suelo de la casa comenzara a temblar debido a la gran concentración de magia que estaba provocando el mago. Cuando el mercenario estaba activando sus poderes se pudo escuchar un gran estruendo dentro de la casa específicamente en el techo donde se encontraban ambos magos ya que al parecer las sirenas habían destruido por completo el techo liderado por la cazadora J que estaba esperando el momento indicado en que su presa saliera finalmente de su escondite. – No necesito darte una razón para liberarme ya que pude haberlo hecho hace bastante tiempo, pero te haré un favor querida “tabernera” y te quitare de encima a estas personas e a cambio tu cuidaras de mi espada ya que planeo volver por ella, ademas creo que ya te di un par de razones por la cual tu jefa estaría interesado en mi persona – fue lo que dijo seriamente a su captora mientras rompía con facilidad aquellas cuerdas que lo ataban y en menos de un instante aparecía frente a las magas de Mermaid.

Nos volvemos a encontrar J solo que esta vez traes refuerzos. Lamento decirte que esta vez también ganare – fue lo que dijo con una leve sonrisa a la cazadora lo que provoco que ella se molestara un poco y ordenara a su equipo que lanzaran un ataque combinado elemental donde el mercenario, pero este no iba a dejar que ellas actuaran por lo que rápidamente utilizando los beneficios de su habilidad el peliblanco apareció justo en medio de donde estaban dos de las magas y de una manera un poco cruel les golpeo a ambas en el estómago y las arrojo al interior de la casa sin ningún tipo de remordimiento ya que él era un mercenario y trataba a todos sus enemigos por igual sin importar su género, además no tenía mucho tiempo ya que los efectos secundarios de su técnica no tardarían en comenzar a afectar su rendimiento por lo que decidió alejarse de aquel lugar para intentar perder a la cazadora con el resto de aquellas magas.  – ¿Qué están esperando para moverse?. ¡No debemos dejar que salga de la ciudad, además quiero a un par de ustedes en este lugar para interrogar a nuestra invitada para enseñarle de que no debe mentirle a las personas equivocadas¡ – fue lo que exclamo la cazadora para comenzar a perseguir al albino por los techos de los edificios llevándose consigo a un par de su escuadrón dejando a unas tres magas en el edificio de la maga oscura para capturarla y proceder a llevarla a una interrogación con el único objetivo de sacar más información sobre Ragna que era su verdadero blanco.


Habilidad usada:
Blood Kain

Ragna al entrar a este modo su oscuridad comienza a cubrirlo alrededor de todo su cuerpo y su ojo rojo torna un brillo mas intenso otorgándole una apariencia bastante de temer a las personas normales, este estado le permite moverse a grandes velocidades y conseguir un gran poder destructivo, eso si después de usarlo por largos periodos el cuerpo de Ragna se agota al no estar acostumbrado a tanto esfuerzo físico por lo que puede llegar a ser peligroso si no se usa correctamente. Otorga un 20% de aumento en su velocidad y fuerza de ataque pero con la desventaja de que a medida se vaya reiterando su uso el aumento de sus atributos disminuye en un 5%.

*Cantidad de duración: 2 post
*Cantidad de veces que se puede usar la técnica por topic: 3 veces en un tema
*Tiempo de recarga: 4 post


PASA EL CURSOR

Ragna Ashford
Mago Clase B
Mago Clase B

Magia : God Slayer
Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 01/02/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La travesía de una corazonada

Mensaje por Aireen Adler el Lun Ago 19, 2013 11:22 pm

Sabia desde un principio que de alguna forma u otra obtendria mi informacion, ya sea provocandole o bien que el hablara, y si era inteligente, creo que de su boca no saldria nada, las sirenas no se creerian eso por mucho tiempo, en cuanto llegaran yo habria desaparecido, simple y claro. Cuando menciono algo sobre no querer abrazar el regalo de Morfeo a los humanos, dormir y soñar... Rode los ojos, no le estaba dando una opcion si lo hacia no tenia porque saber si a el le parecia bueno o no... Pero, no estaba segura de lo que podia hacer, por ende, debia pisar este terreno con cuidado.

Al momento de su gran espectaculo me quede sentada, quitandome las gafas, no me sorprendian sus poderes mas de lo que me sorprendio que el gremio Mermaid tuviera tanto ahinco por encontrarle, algo tenia el que ellas querian, sin duda. El poder de la Oscuridad, eh? Impresionante, solo habia oido rumores sobre los Godslayer, pero nunca habia tenido la oportunidad de presenciar el poder de uno. Mi seria expresion cambio a una sonrisa felina cuando se solto, fascinante. El techo estaba destrozado y las Sirenas estaban alli para acabar con su objetivo-Ya me fastidia que me digas Tabernera, soy Adler para ti- Era el momento perfecto para escapar, sin embargo, una idea realmente estupida se me paso por la cabeza, y alli sopese mis opciones, irme y perderme la oportunidad o cometer suicidio practicamente... Uh...la idea estupida suicida parecia ser mas atrayente...¿Cuan retorcida era mi cabeza? Lo suficiente para llevar esto realmente lejos. La espada la tendria yo, y aun asi, creo que mas por diversion es por orgullo, a mi nadie me quita a nadie de encima, yo me cuido sola, por ende, asi no debo deberle nada a quien sea, sabia perfectamente bien que las posibilidades que te den algun favor a gratis o de andar de vigilante a cambio de ello no era suficiente, la espada estaba bien escondida, por ende, podria volver a buscarla la proxima vez.

Cuando el peliblanco escapo, una ola de satisfaccion me recorrio, si, el señorito me provocaba curiosidad, mas de la que quisiera admitir, y al unisono, la mujer ordeno que me interrogaran....Me rei con ganas ¿De verdad pensaba cometer esta locura? Ah si, lo haria, deje sin forcejear que me atraparan, si tan solo supieran....

[...]

"Habla!"

Esa palabra estaba tan trillada en estas ultimas horas que ya estaba aburrida de oirlas, tenia mi blusa blanca curtida y sucia, el mismo short y descalza, la unica luz que alumbraba el cubiculo donde estaba era intermitente e irritaba facilmente, antes no me habian atado, pero cuando notaron el sello de Tartaros trataron de cuidarse las espaldas, que ridiculas... La verdad,  no sabian ni con quien se estaban metiendo. Con sangre en la nariz y escupiendo sangre, la espalda magullada y las piernas palpitandome del dolor ahi aun me encontraba, habian tratado golpearme, cortarme superficialmente y luego sacandome el brazo derecho -que aun me colgaba-...oh y descargas electricas, que apestaron por cierto, y yo aun no decia nada, tosi nuevamente sangre y me rei.-No conseguiras nada de mi, ¿No te entra en tu cabeza o es que debo explicartelo con manzanas y limones? Aun si supiera algo de el no tendria porque decirselos.-Y asi podria seguir burlandome de ellas, no planeaba decir nada, primero, no sabia lo suficiente, y segundo, no me apetecia decirles nada, aunque me decapitaran no lograrian sacarme la informacion que vagamente tenia.

"Que es lo que quiere el con una de las nuestras?"

Mi cuello, espalda y abdomen estaban bañados en sudor con la respiracion agitada, como me asqueaba estar tan pegajosa de nuevo, me dolian las heridas, y aun asi, sonreia, y cuando me trataban de hacer gritar apretaba tanto la mandibula que juraria que se me partirian los dientes en algun momento, no les daria ni una pisca de gusto, ya me estaba aburriendo, ademas ya sabia que es lo que Ragna hacia aqui, estaba buscando a una del gremio de Mermaid, empece disimuladamente a desatarme.-Oh vaya, asi que eso es lo que el quiere y por eso le persiguen, sabes...Si estuvieramos tomando el te, tal vez me hubieras sacado mas informacion y te evitarias este esfuerzo,¿ no era mejor ponerme una linda cantidad de dinero en frente para que hablara? Felizmente les hubiera dicho todo-Burlandome, solo provoque que me dieran un izquierdazo que podria jurar que casi me desencajo la mandibula, oh idiotas, ya para este momento estaba desatada, pero seguia simulando que ellas tenian todo bajo control.

Baje mi mirada, y me rei por lo bajo, hasta luego soltar una carcajada-Gracias por darme la informacion que queria, ahora, si me disculpan...-Levante la mirada y ellas parecieron irse contra mi, y aun asi, ya para ese momento, el gran hocico del lobo mitologico  en el que me habia convertid, Hati,  habia caido sobre una de las sirenas, gruñendo con fiereza, habia puesto mis garras sobre la garganta de esta, aun mi brazo-o ahora pata- estaba desencajado, pero las garras se veian igual de filosas y las otras dos habian retrocedido, fantastico, cuando una tomo el valor y estaba tratando de usar su magia, tome la que estaba debajo de mi con los dientes y se la tire encima, pero recibi un golpe por la espalda que me hizo sisear, mi resistencia bajo y casi pude maldecir por eso.  Con toda la ira animal, me volvi hacia ella para empujarla con la pata delantera que me servia, y asi cuando tuve la puerta libre, sali de alli, otras tres mas se interpusieron, una fue impactada por la bola de energia, y la otra, lamentablemente, la falle, la rapidez estaba bajando y me urgia salir de alli, una vez fuera, mis patas corrian hasta sentirme relativamente a salvo, y cuando encontre un lugar donde esconderme, volvi a mi forma natural, sujetandome el brazo que bailaba dolorosamente.

Suspire acabada en uno de los callejones, no habia logrado salir de la ciudad, ahora debia hallar la manera de volver a donde estaba quedandome para buscar la espada, pero primero...-Vamos Aireen, es solo un brazo salido-Y de un tajo, gruñi y volvi a sisear de dolor cuando finalmente logre ponerlo en su lugar. Bien, segundo, debia tratarme las heridas, tercero conseguir una mejor ropa, Shirotsume se caracterizaba por ser un lugar de clase alta, y parecer una pordiosera no pintaba nada bien aqui.

Sigilosa, robe una muy costosa ropa que una mujer -que tenia buen gusto en ropa y lenceria, por cierto- habia puesto a un lado sus bolsas de compras cuando hablaba con una señora mayor, y mientras pasaba esto ya la señorita no sabia donde estaban sus bolsas, y yo ya habia desaparecido, incluso con parte de su dinero.

[...]

A media noche no estaba todo tan ajetreado,  y trate en su medida de salir por los alrededores de la ciudad sin ser vista, hasta llegar a un lago donde podria por fin volver a mi estado de pulcritud y limpieza, para mi suerte estaba solo, odiaba estar sucia. Me lave las heridas quitandome la sangre seca, y aunque me dolia, debia primero lucir bien,  aunque con golpes en la mayoria de mi cuerpo no ayudaba. Una vez limpia, vestida y bien arreglada decidi ir a buscar lo que necesitaba para que no se infectaran las heridas, dolian como el demonio, pero yo era mas fuerte que eso y lo sabia bastante bien. No habia sufrido un año y tantos dias por nada, al menos resistir golpes sabia. Una vez presentable ahora debia buscar un par de cosas, primero, dos pelucas de distinto tono y largo, unos lentes, una linda tela que me cubriera el cabello para que paresca una patetica turista y asi pueda uno buscar las cosas para las heridas, dos buscar la espada del albino idiota,  tercero estaba muriendome de hambre, y cuarto necesitaba dormir.

Una vez hecho casi todo, comprar lo que tenia que comprar, cambiar de identidad de la albina Aireen Adler a la -ahora- morena/castaña Catherine Shandall, vendarme las heridas, actuar como hija de padre adinerado, buscar la lustrosa espada, cambiar de niña mimada a una  mercenaria peliroja llamada Anastasia para poder llevar la espada sin levantar sospechas,  tambien  saciado mi hambre con mas de 3 platos grandes -los que habia pagado extrañamente y no habia creado alguna excusa estupida- y amenazado al mesero con la espada ajena para que dejara de coquetearme, fui a buscar un hotel, me deje de los disfraces tirando el cabello pelirojo y dejando mi blanco cabello suelto una vez dentro de la habitacion para finalmente lograr acostarme y dormir, donde quiera que estaban las sirenas supongo que, o me habian perdido el rastro, o simplemente habian atrapado al señor "Oh-Superman-de-Fiore". Al siguiente dia ya veria que hacer.

Aireen Adler
Mago Clase D
Mago Clase D

Magia : Magia de Transformación
Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 15/06/2013
Edad : 20
Localización : Y dime... Crees que eso te va iluminar en qué?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La travesía de una corazonada

Mensaje por Ragna Ashford el Sáb Sep 14, 2013 5:02 pm

Luego de haberse separado de aquella albina el mercenario se encontraba escapando de la cazadora junto a su grupo de sirenas dando inicio a una larga persecución por la ciudad. Al principio le era bastante fácil al albino esquivar cada uno de los ataques elementales del enemigo, pero a medida que iba pasando el tiempo el joven sentía el cansancio y estrés de los efectos secundarios de su técnica por lo que decidió que era mejor enfrentarse de una vez con sus oponentes ya que luego de haber corrido bastante ellas parecían no rendirse con la idea de capturarlo. – Finalmente has decidido dejar de huir. Es una buena decisión la que has tomado ya que como pudiste notar nunca íbamos a dejar de perseguirte por lo que seguir corriendo provocaría que perdieras más energía y eso sí que sería aburrido ya que esta cacería debe ser emocionante – fue lo que dijo la cazadora mientras se relamía sus labios por el inicio de esta contienda y le ordenaba a su equipo que se preparasen para atacar. Claramente el albino no iba a permitir aquello por lo que aun estando bajo su estado especial procedió a eliminar una por una a las magas rivales por medio de potentes golpes en el estómago que dejaban inconscientes rápidamente a las magas por no estar acostumbradas mucho a recibir ataques de cuerpo a cuerpo.

Deberías entrenar de mejor manera a tu equipo, pero a fin de cuenta sabía que esto sería un duelo personal – fue lo que dijo con una sonrisa el albino mientras dejaba el cuerpo de una de las chicas sobre el techo de una casa y dirigía su mirada hacia la cazadora que estaba muy ansiosa por empezar esta pelea. Fue así como la pelea entre ambos magos dio inicio donde cada uno intercambiaba golpes a una gran velocidad provocando que en los alrededores se produjeran fuertes ráfagas de viento debido al choque de ambas fuerzas. Aquel intercambio siguió por un buen rato hasta que finalmente ambos magos tomaron su distancia para planear su próximo ataque. – Parece que entrenaste bastante para igualar mi velocidad cazadora – fue lo que dijo con un tono más serio mientras la respiración del albino se hacía más agitada ya que se estaba agotando mucho más rápido de lo que pensaba, en cambio, su rival si bien mostraba signos de cansancio no se veía muy preocupada por aquello. – Bueno creo que es hora de terminar con el calentamiento. Lamento decirte Ragna que esta vez será tu fin – fue lo que dijo con una sonrisa la cazadora mientras cargaba una especie de munición especial a su guante derecho y procedió a disparar al albino. El peliblanco si bien pudo ver la bala acercándosele su cuerpo no quería responder por lo que a duras penas pudo esquivarlo no sin que esta bala le impactase en su brazo derecho lo que trajo como consecuencia un terrible dolor en su brazo y de que el aura que le cubría en esa parte desapareciera por completo. – ¡No me digas que ella está utilizando aquello! – era lo que pasaba por la mente del peliblanco mientras miraba con una cara de sorpresa a su oponente que solo sonreía mientras volvía a apuntarle.

Fue en ese momento que la cazadora le explico que era justamente lo que estaba pensando ya que la bala especial que utilizo estaba cubierta por magia elemental de luz que claramente era la debilidad natural del mago que era un usuario de la oscuridad. La cazadora no tuvo piedad alguna y comenzó a disparar una serie de proyectiles por todo el cuerpo del albino haciendo que este gritara de dolor y su estado desapareciera por completo ya que por el daño recibido y el cansancio de sus técnicas ya había llegado a su límite. – Pelaste bien mercenario, pero esta vez yo he ganado – fue lo que dijo la cazadora mientras se acercaba al cuerpo del albino que se encontraba inmóvil luego de haber recibido tanto daño. Fue en ese momento que algo inesperado ocurrió ya que cuando la cazadora se acercó para revisar si había muerto el mercenario abrió sus ojos y rápidamente comenzó a moldear una esfera de oscuridad en una de sus manos y cuando esta estuvo lista el mago procedió a impactarla de lleno en contra de la cara de la cazadora. Cuando esta acción se realizó la esfera al impactarse se desprendió en unas cien agujas que provocaron un gran dolor en la cazadora que solo se movía a todos lados mientras maldecía al mercenario.

Como dijiste esto es una cacería y te confiaste demasiado en tus habilidades. Bueno estoy seguro que nos volveremos a ver, pero sinceramente espero que dejes de molestarme – fue lo que dijo el albino mientras se levantaba con dificultad e le daba una fuerte patada en el estómago al enemigo para que este perdiera el conocimiento y dejara de perseguirle. Ahora que había solucionado aquel problema ahora estaba el asunto de encontrar a la señorita Adler que supuestamente estaría cuidando su espada, pero no tenía magia o ganas de poder realizar su búsqueda por lo que luego de bajar con mucha dificultad del techo el albino decidió hospedarse en un hotel para descansar un poco y recuperarse de sus heridas que aún le estaban molestando. Con una cara de pocos amigos el mercenario hizo ingreso a aquel hotel y debido a su aspecto causo más de un susto a los presentes incluyendo a miembros de la recepción. Fue a causa de esto que cuando quiso registrar una habitación la recepcionista había cometido un error y le había asignado un cuarto que ya estaba siendo ocupado por alguien más. Cuando la chica se dio cuenta de su error fue a buscarlo para avisarle, pero era demasiado tarde ya que apenas le dieron su cuarto el peliblanco se dirigió con mucha rapidez hacia su habitación y justo cuando abrió la puerta se llevó una gran sorpresa ya que encontró durmiendo en su supuesta cama a cierta tabernera que había conocido en la mañana. – Parece ser que el destino tiene algo planeado para ambos señorita Adler – fue lo que dijo tranquilamente el mercenario mientras miraba a la mujer sin saber si estaba despierta o no.

Habilidad Usada:
Hundred needles of the darkness

Ragna comienza a concentrar su oscuridad en una de sus manos para comenzar a darle forma de una esfera negra, una vez que esta se haya formado y solidificado el albino la lanza en el aire para que de la misma esfera salgan disparado unas cien agujas a gran velocidad que al impactar contra un enemigo le provocan un gran dolor debido al poder penetrante que pueden tener las agujas bueno esto claramente si le llegan la mayoría de las agujas ya que estas por si solas no causan mucho daño por lo que el albino debe asegurarse de que su ataque le llegue de lleno a su enemigo.

*Cantidad de duración: 1 post
*Cantidad de veces que se puede usar la técnica por topic: 3 veces en un tema
*Tiempo de recarga: 2 post


PASA EL CURSOR

Ragna Ashford
Mago Clase B
Mago Clase B

Magia : God Slayer
Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 01/02/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La travesía de una corazonada

Mensaje por Aireen Adler el Vie Sep 20, 2013 8:40 pm

"The healthy man does not torture others. Generally, it is the tortured who turn into torturers.”


Carl Jung.


"-Aireeeen~ ¿Donde te has metido linda? ¿Acaso no te gusta tu regalo de cumpleaños?~El se enojara si sabes que estas intentando escapar, porque...sabes que de aqui no podras salir.- Esa maldita voz que tanto me tenia cansada me turbaba los pensamientos, aun aterrada no planeaba siquiera revelar mi escondite.-Aireen querida...¿Podrias decirme ya? Sabes que no me gustan los juegos...-Y de nuevo, la voz de la dama... Esa mujer que se veia "piadosa" no era mas que una gran zorra, se la pasaba todo el ridiculo tiempo jugando al policia bueno y al malo, su voz se estaba volviendo mas dura, odiaba las mansiones grandes, odiaba que tuvieran un zotano tipo carcel, y detestaba tener que haber estado viviendo aqui por dos meses enteros, hoy era mi cumpleaños, y solo querian seguir su morboso y asqueroso plan, tan solo por eso me habian alimentado. Aun reacia a dar mi ubicacion segui escondida, hasta que una rama me tomo del tobillo y me jalo bruscamente hasta los pies de la "agradable" mujer.-Siempre te encuentro cariño, no puedes huir...-Rode los ojos, aun en ocho semanas me mantenia rebelde y poco complaciente, me sente y le mire a los ojos de maner desafiante- Oh lo siento, olvide pedirle las bendiciones, "Tia"?-Esto fue seguido de una fuerte golpe de baston en mis costillas-Solo espera lo que te hara mi hermano, sabes que podemos hacerte cualquier cosa y luego curarte..."Linda"..-Y su carcajada se sento en mis oidos.

Otra vez habian ganado.

[...]

-Espero que valgas lo que he pagado, me han dicho que eres...exquisita..."


-Maldicion!- El grito que pegue y la brusca sentada que me di al despertar solo fue seguida de mi encogimiento de dolor y darme cuenta que solo habia sido una pesadilla, o bueno, mas bien un recuerdo que yo desearia que tan solo fuera un mal sueño, mi respiracion agitada y mis ojos aterrados solo fueron vistos por las paredes y la almohada, cerre los ojos buscando serenidad, y luego me peine el cabello con una de mis manos, pero solo logre rabia, y tire las cosas que estaban en la mesa de noche que se ubicaba justo al lado de la cama, para luego casi clavarme las uñas en el craneo.

-Unas horas... ¿ acaso es mucho pedir una insignificante jodida hora?- Desde que ingrese a Tartaros no me habian dejado dormir o mantenerme con drogas, y desde entonces mi organismo ni siquiera las necesitaba, pero eso no queria decir que no las extrañara para dormir, si acaso conseguia dormir un par de horas era glorioso. Aun tenia la ropa de mercenaria, un corse rojo con negro, al que habia aflojado antes de dormir porque las heridas bajo este no eran lindas y un short a juego que apenas me cubria junto con unas cintas que se entrelazaban en mis piernas, se que tenia ropa mas comoda para dormir, pero aunque estuviera durmiendo sobre plumas y algodon jamas volveria a recobrar el sueño, o a siquiera conciliarlo. Y las heridas no eran gran problema.

Estuve por una media hora divagando, solo tenia como un par de horas en el hotel, hasta que decidi que debia dormir quisiera o no, o al menos descansar los ojos... ¿En que consistia eso? En cerrar los ojos y tratar de relajarme, pero aun despierta. Dos horas asi me equivalia media hora de sueño. Y asi me habia quedado consiguiendo mejores resultados que dormir. Hasta que oi un j...bendito alboroto fuera de mi habitacion, y me quede boquiabierta cuando abrieron mi puerta y el señorito de peculiares ojos estaba alli, junto a la descuidada de la recepcion, habia oido lo que ella le decia antes que abrieran la puerta, que se habia equivocado con la pieza que le estaba dando y que esta estaba ocupada.

Claro, eso no quiere decir que lo demostre, en mi rostro solo se veia una felina sonrisa, me ladee para quedar mirando a la puerta aun sin levantarme de la cama y me rei.-Oh vaya, o es el destino o usted esta empeñado en acosarme, señor Ragna.- La recepcionista no parecia entender nada, por lo que decidio guardar silencio. Apoye mi lado izquierdo en el marco de la puerta cruzandome de brazos, bostezando, si claro, como si hubiera estado durmiendo. Pero eso no les incumbia a ellos, ni mi sueño ni de mis heridas, asi como me importaba poco las heridas del albino que tenia en frente.-Pues creo que esta habitacion es mia, en efecto, ¿Hay algun problema? -Mire a la recepcionista con una mirada intensa llena de un esepticismo mas que terrible e implacable, esta se acomodo los lentes y hablo con nerviosismo- L-Lo siento señorita, el error fue mio, en no registrar su habitacion como ocupada, p-pero es que...-Arquee la ceja aun con seriedad, si le preguntaran a alguien diria que la estaba despellejando lentamente con la mirada. La recepcionista parecio palidecer y bajo la mirada, asi me gusta.-R-Resulta que la habitacion es para dos personas, por eso la cama es mas grande y tiene sofa señorita, asi que esto tiene el doble del precio que le di... y p-pues me ordenaron a retirarlos a ambos o a dejarlos en la misma habitacion, e-estan todas llenas.

...

Oh matenme sin piedad alguna por favor, no habian mas lugares donde quedarse, y yo de ninguna manera dormiria a la interperie. No respondi con rapidez, de hecho, me toque la frente, pase mi mano a mi cuello, y luego me masajee una de las sienes con los ojos cerrados, como que si estuviera buscando intervencion divina para tener paciencia la cual era corta tomando en cuenta que no podria siquiera pegar un ojo en toda la noche.-Pues tomando en cuenta que el señor no pudo buscar donde cominos dormir mas en otro lado que aqui-Todo lo dije en un molesto y chocante enfasis desde "señor"-Y que por culpa de el me hecharian, lo cual solo haria que subaste su maldita espada-continue sin importarme lo que el dijera.-Esta bien, correcto, que se quede en el estupido sillon, cierra la puerta en cuanto entres... Mercenario de cuarta.-Dije irritada y de mala gana, mientras daba media vuelta y me iba devuelta hacia dentro, cuando oi cerrar la puerta empece mi cantaleta-Por que tenia que involucrarme contigo? Aunque soy de Tartaros nunca en mi ingeniosa vida estuve tan ridiculamente perseguida, no es posible que me vi involucrada en contra de un grupo de egocentricas feministas, ¿Acaso eres retrasado?-Y aunque los sermones eran para el ni siquiera le estaba prestando atencion, despues de un largo rato refunfuñando y tirando maldiciones y vudus y mas maldiciones decidi jugar un poco mas con la cabeza y cordura del chico, tome la camisa azul electrico de seda costosa lastimosamente masculina que habia robado junto con la primera ropa y la señale.-Bueno, ya que estas aqui tu espada esta a salvo y gracias a mi tienes un techo donde dormir y tratarte esas heridas, ahora puedes servir de algo para quitarme el corse y ponerme algo mas...comodo para dormir?- Alce en mi mano la camisa azul y me puse en frente de el, odiaba verme pequeña en frente de alguien, pero peleando era una buena ventaja, esperando la respuesta del señorito me quede espectante, oh adoraba jugar...


 Rompiendolos, es que acaso no es suficiente? mis deseos aun siguen sin cumplirse que fragil,que fragil es el ser humano~
V


Aireen Adler
Mago Clase D
Mago Clase D

Magia : Magia de Transformación
Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 15/06/2013
Edad : 20
Localización : Y dime... Crees que eso te va iluminar en qué?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La travesía de una corazonada

Mensaje por Ragna Ashford el Dom Dic 01, 2013 7:54 pm

Llámenlo una simple coincidencia o no el albino estaba contento de que el destino le ayudase a encontrar a la tabernera ya que eso le ahorraría la molestia de buscarla por toda la ciudad a la mañana siguiente una vez que se haya vendado correctamente las heridas y haya tenido una buena noche de descanso. – No tengo tiempo para acosar a chicas como tu señorita Adler. Al parecer fue una simple coincidencia que me dieran tu habitación, además sabes que a fin de cuentas te terminaría encontrando para buscar mi espada – fue lo que dijo con un tono burlón a la albina para contrarrestar el pequeño juego de palabra entre ambos magos. El mercenario hubiera seguido con su juego de palabras, pero justo en ese momento hablo la recepcionista diciendo que el error fue de ella y que la habitación era en realidad para dos personas por lo que les dio dos opciones las cuales eran retirarse del lugar o que ambos permanecieran en la misma habitación. Al escuchar aquello el albino hizo otra cara de pocos amigos lo que aumento aún más el terror provocado por aquella albina hacia la recepcionista y no se le podía culpar por tener miedo ya que se podía sentir en el ambiente un aura hostil entre ambos magos. Dejando a la recepcionista de lado el mercenario claramente no le agradaba para nada la idea ya que el poco tiempo que ha estado con la señorita Adler ha sido terrible y lo peor de todo es que ha terminado golpeado e amarrado por lo que ni de broma compartiría la habitación con alguien como ella, pero el mago sabía que no tenía otra opción ya que estaba bastante cansado luego de aquella persecución, además si se quedaba en el cuarto podría recuperar su espada y a la mañana siguiente abandonar el lugar para regresar a su gremio.

Mientras Ragna seguía atrapado en sus pensamientos por esta problemática la señorita Adler ya se había pronunciado sobre aquello aunque lo hizo con unas palabras que no le cayeron del todo bien al mago, pero sin duda lo que le hizo enfurecer mas fue cuando ella lo llamo mercenario de cuarta jamás en su vida había escuchado tal insulto lo que provoco que una aura rojiza cubriera por completo su cuerpo haciendo que la recepcionista saliera corriendo del lugar por su vida. – Pagaras por aquello maldita – era lo que pasaba por su mente mientras cerraba con fuerza la puerta de aquella habitación. Aun enfadado el albino escucho atentamente como aquella chica le echaba la culpa de que las sirenas le persiguieran siendo que fue culpa de la supuesta tabernera de que ellas los encontraran. – Según yo recuerdo todo aquello paso porque tú no tuviste mejor idea que golpearme con aquel objeto y amarrarme a una silla lo que permitió que aquellas magas me encontraran así que es tu culpa en parte – fue lo que dijo seriamente el albino mientras se acercaba hacia el sillón de aquella habitación no sin antes recoger su espada que se encontraba visible en el lugar. El mago se sonrojo levemente cuando aquella chica le pidió ayuda para quitarse una prenda de vestir, pero a pesar de su vergüenza decidió ayudarla ya que lo que dijo era cierto gracias a ella tenía su espada de vuelta y un lugar para descansar aunque si fuera por el usaría su espada para destruir por completo su ropa en venganza por haberlo llamado mercenario de cuarta, pero claramente esto no era una opción ya que podría ser golpeado con aquel objeto de nuevo.

Bueno creo que no tengo otra opción – fue lo que dijo ya más calmado el peliblanco mientras se acercaba a su acompañante y lentamente desabrochaba aquella prenda de vestir. Una vez terminado con aquello se dio media vuelta para que la mujer terminara de cambiarse y se dirigió hacia el sillón el cual sería el sitio más probable en el cual dormiría por lo que dejo su espada a un lado y comenzó a retirarse su chaqueta para comenzar a tratar sus heridas luego de aquella persecución con las sirenas. – Maldición recibí más daño de lo que pensaba. Nunca hubiese esperado que la cazadora utilizara mi debilidad en mi contra, creo que tendré que volverme más fuerte – era lo que pasaba por la mente del mercenario mientras terminaba de vendarse aquellas heridas y de paso echaba una pequeña mirada hacia su compañera de cuarto para ver qué es lo que estaba haciendo. Justo en ese momento algo comenzó a tocar la puerta de la habitación por lo que el mercenario se levantó del sillón para ver de quien se trataba y Ragna se llevó una gran sorpresa cuando vio que era uno de los lobos mensajeros de su gremio que al parecer traía una carta con una nueva misión para el peliblanco. Ragna se agacho para tomar la carta y comenzar a leerla detenidamente, está básicamente le explicaba al mercenario que ya estaba listo para realizar la misión de robar aquellas joyas tan valiosas, pero que no lo haría solo ya que a petición del maestro de su gremio le habían conseguido una compañera una tal señorita llamada Adler. Cuando termino de leer la carta el albino se quedó con una cara llena de sorpresa cuando leyó el nombre de su supuesta compañera y no pudo evitar dirigir nuevamente su mirada hacia ella. Él pensaba que su maestro debía estar bromeando ya que el mago sentía que perfectamente podía cumplir la misión por su cuenta, pero claramente no era ninguna especie de broma ya que tendría que trabajar con ella para realizar su próxima misión por lo que esto sería un gran dolor de cabeza para Ragna en un futuro cercano.


PASA EL CURSOR

Ragna Ashford
Mago Clase B
Mago Clase B

Magia : God Slayer
Mensajes : 345
Fecha de inscripción : 01/02/2013
Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La travesía de una corazonada

Mensaje por Aireen Adler el Jue Dic 05, 2013 8:53 pm

Estaba recuperando mi magnifico buen humor después de todo, nadie tenia el derecho de perturbar mi humor y menos alguien como el chico con el que ahora compartía habitación. Me hubiera marchado en la madrugada y ya no tendría que molestarme por el lobo…Porque no planeaba devolverle su espada no obstante ya no había forma de irme sin que el lo notase, después de todo no creo que ni el –que lo veía tan despistado- duerma tranquilo conmigo aquí, el problema de las personas que no hacían lo correcto es que tenían que cuidarse las espaldas permanentemente, aun con la gente que crees aliada. Era solo una noche… Menos de 8 horas asi que simplemente me recostaría leyendo un libro o cerraría los ojos fingiendo dormir, no quería volver a tener pesadillas y ya que era imposible entonces no dormía. Seria ridículo que me despertara gritando o asustada y el estuviera ahí, era altamente irritante y molesto.

Oh se molesto el albino cuando le dije mercenario de cuarta… Lo usaría mas seguido, tal vez termine riñéndome o se iria a zancadas largas, era tan gracioso como se ponía, había oído como había tirado la puerta con fuerza y esta se cerro con estrepito, quise reirme pero trate de no hacerlo. Escuche cuando me tiraba toda la culpa a mi y de verdad quise usar la sarten y reventarle los huesos del cráneo, si bien el salió golpeado yo no tenia porque tener terapia de tortura para hablar de alguien que llevaba menos de 10 horas conociendo. Sonrei con picardia cuando el accedió a quitársela, los hombres simplemente eran básicos, pero si trataba de abusar le golpearía, o de ser posible quitarle la cabeza del cuello, a mi nadie me tocaba. Senti un alivio indescriptible cuando el corse fue desabrochado, debería estar manchado de sangre por dentro, pero eso era lo de menos. Me lo termine de quitar para ponerme la camisa y abotonarla, me quedaba grande asi que parecía mas un camisón que cualquier otra cosa, me extraño que se diera media vuelta, después de todo estaba mas acostumbrada a los que te quedaban mirando sin vergüenza alguna, no me importaba de todas formas.

Deje el corse en donde tenia las demás cosas en un orden pulcro, no me gustaba el desorden, me agache, busque el libro que leia y mis lentes para sentarme en la cama recargando mi espalda de la pared y de vez en cuando hechaba un vistazo a Ragna, estaba ocupado vendándose las heridas, ninguno de los dos salimos ilesos de las sirenas. Volvi la mirada al libro para seguir leyendo cuando sentí a alguien afuera, el lobo se movio y hecho un vistazo, asi que no le tome importancia, mientras menos le tomaba en cuenta… mejor.

Levante la vista para encontrarle mirándome y arquee la ceja, divertida.-¿Qué? ¿Acaso viste un fantasma?-Me burle mientras seguía en lo mio. No pasaron cinco minutos cuando volvieron a tocar la puerta, Tartaros tenia una manera peculiar de hacerlo, asi que me levante y cogi la carta que estaba a un lado de la puerta , dándome media vuelta para volverme a sentar y ver el contenido de esta, me ordenaban una misión en la cual se robaban unas joyas, era pan comido, sin embargo me encontré con la misma expresión de el cuando note quién me acompañaría a la misión, el.

Tienen que estar bromeando…

Estaba estupefacta, ¿No era suficiente? ¿Por qué al parecer todo estaba empeñado en que le encontrara cuando yo no quería verlo ni en figuritas? Era exasperante. Largue un suspiro tratando de liberar la tensión que ahora estaba creada en estas cuatro paredes. Heche un vistazo a mi compañero y una sonrisa felina curvo mi rostro, será divertido…-Al parecer tendremos que seguirnos viendo las caras, Ragna.-Esto era un enorme problema, no me gustaba nada hacer una mision con ese mercenario de cuarta, en mi jodida vida podria estar en paz un dia?


Tema Cerrado


 Rompiendolos, es que acaso no es suficiente? mis deseos aun siguen sin cumplirse que fragil,que fragil es el ser humano~
V


Aireen Adler
Mago Clase D
Mago Clase D

Magia : Magia de Transformación
Mensajes : 159
Fecha de inscripción : 15/06/2013
Edad : 20
Localización : Y dime... Crees que eso te va iluminar en qué?

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La travesía de una corazonada

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 10:07 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.