Conectarse

Recuperar mi contraseña



Artemisia
Admin - MP
Lionel Linxpaw
Admin - MP
Necalli
Admin - MP
Aaron Vanhagger
Admin - MP
Últimos temas
» [Presentación] Hooola
Mar Jun 20, 2017 8:59 pm por Elaine

» [Privado] The one who waits for someone to come and free him [Zalanna]
Sáb Jun 17, 2017 7:09 pm por Nowell

» [Misión E] Ayuda al Historiador [Toma y Kayode]
Sáb Jun 17, 2017 5:29 pm por Toma

» [Privado] Ojos azules y bella tontería
Sáb Jun 17, 2017 4:01 pm por Sayen

» Comics Leyends ||+18|| Afiliación Normal
Sáb Jun 17, 2017 2:17 pm por Invitado

» Naruto Rol Storm
Vie Jun 16, 2017 11:05 pm por Invitado

» [Social - Flashback] A warm cup of love [Privado: Nowell]
Vie Jun 16, 2017 1:42 pm por Nowell

» [Social - Flashback] Let's play [Privado: Nowell]
Vie Jun 16, 2017 1:37 pm por Nowell

» [Presentación] Ficha de personage Red/Renai [ID]
Jue Jun 15, 2017 11:23 pm por Aaron Vanhagger

» Sing out with us! [Elaine]
Mar Jun 13, 2017 8:02 pm por Elaine

» ¡Tengo que decirlo!
Miér Mayo 31, 2017 9:26 pm por Artemisia

» [Entrenamiento] ¡Es hora de conocer el mundo! {Priv. Alisha}
Dom Mayo 28, 2017 6:25 am por Sorey

» [Misión E] El hacedor de acertijos [Sorey & Alisha]
Dom Mayo 28, 2017 6:13 am por Sorey

» ¿Sabias que...? Version. PJ
Dom Mayo 28, 2017 4:28 am por Aaron Vanhagger

» [Misión E] El pulpo mas grande [ Archer - Saya ]
Dom Mayo 28, 2017 4:10 am por Saya


El foro Fairy Tail Rol basado en el manga y la historia de Hiro Mashima: Fairy Tail. Las imágenes no son de nuestra propiedad; las imágenes se sacaron en su mayoría de los diferentes Arts de Fairy Tail. Agradecemos a aquellos artistas que contribuyeron a los gráficos del foro. La edición de estas fueron realizadas por Necalli.

Las guías, normas, post y demás temas del foro corresponden a sus autores, por favor, se pide que se respeten estos. Agradecemos a todos por su colaboración y hacer posible este foro.


Hekireki {Haseo's ID}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hekireki {Haseo's ID}

Mensaje por Haseo el Vie Mar 03, 2017 6:51 am


The Terror of Death.
Haseo



Información Básica:

Nombre: Haseo Hekireki

Apodo: "The Terror of Death"

Edad: 19


Raza: Humano

Profesión: Boxeador professional (Inactivo) / Mago

Gremio/Facción: Mago independiente. Nacido en Fiore

Sello: -

Sexo: Masculino

Sexualidad: Heterosexual


Descripción Física:

Altura: 1 metro 82 centimetros.

Peso: 72 kg.

Contextura fisica: Delgada de musculatura definida.

Color de piel: Trigueño

Color de pelo: Gris platinado

Color ojos: Rojos

Imagen del personaje:
Spoiler:





Nombre del personaje: Haseo
Procedencia: Saga .Hack//Roots .Hack//G.U .Hack//G.U+ .Hack//G.U Trilogy
Extra:
Posee dos marcas rojas bajo sus ojos que recorren sus mejillas, también tiene dos más sobre sus hombros los cuales tiene la forma de un sol y uno grande en la zona abdominal.  Además de las marcas en su cuerpo, a este también le acompañan varias cicatrices algunas pequeñas y otras más grandes que las otras alrededor de todo su torso, tiene una gran cicatriz que recorre toda su espalda, anteriormente era en ese lugar donde llevaba el sello del gremio al que pertenecía antes, ahora solo tiene una gran cicatriz, formadas por tres cortes de espadas, formando un extraño símbolo Por lo general Haseo siempre viste de blanco y mas casi siempre usa el mismo estilo de ropas, lleva unos pantalones blancos y unas botas del mismo color, con algunos detalles, musculosa blanca por lo tanto la mayoría de las veces siempre se lo ve con los hombros al descubierto ya que le gusta sentirse ligero y llevar ropas ligeras le agrada y ayuda bastante. Nunca nadie lo vio con los antebrazos ni manos al descubierto ya que oculta unas grandes cicatrices, por lo tanto usa unos vendajes negros los cuales están bien sujetados por unos cinturones también de color negro, y por ultimo tres brazaletes en sus brazos. Por ultimo tiene una expresión seria con el ceño un poco fruncido, y es muy común ver cuando interactúa con otras personas que su expresión demuestre enojo o molestia. También siempre lleva una mirada hostil, debido a su personalidad que suele estar siempre a la defensiva. Por lo que no es extraño verlo siempre con esta mirada.


Descripción Psicológica:

Bruto, cabeza dura, bastante inocente para su edad, cascarrabias, y mal hablado. Es del tipo de persona que odia perder y que prefiere actuar antes de arrepentirse luego. Es alguién que se cierra hacía los demás, por miedo a encariñarse con las personas, ya que en su pasado sufrió perdidas de las cuales se culpa. Por lo tanto socializar no es su fuerte, además de que su forma de ser (impulsiva y de poco tacto) no ayuda.

Es bastante orgulloso, y al ser cabeza dura no suele rendirse en las cosas que se propuso a seguir en su camino, pero a lo largo de los años, esto lo volvió una persona inestable anímicamente, al no ver claramente el camino que debe seguir, y al no poder sobrellevar la forma en la que se tornaron las cosas a su alrededor. Es alguien impulsivo, e instintivo, no suele pensar mucho antes de decir algo o actuar. Además de que su paciencia se agota rápidamente, por lo que las personas tienen fácil la tarea de cabrearlo si así lo quieren, o también accidentalmente ya que no está acostumbrado a socializar y podría mal entender algunas cosas. Un factor que le beneficia por ser un cabeza dura, es que tiene un carácter dócil a la hora de querer aprender algo por lo cual se intereso, esto lo aplico a lo largo de su vida para aprender destrezas físicas. Y aprende mucho más rápido si tiene un buen maestro que le enseñe, a quien puede seguir sin rechistar si este tiene ganado el respeto de Haseo.

A pesar de todos los puntos que el chico tiene en contra respecto a su personalidad, no es una mala persona, es más, si ve que alguien necesita ayuda,  acude de inmediato e intenta ayudar a esa persona, por mas que esconda sus buenas intenciones detrás de su mala actitud. A su vez, si alguien esta en peligro o presenciando una injusticia es capaz de ponerse en cualquier tipo de peligro para salvar/ayudar a esa persona. Resumiendo es un chico bueno que se encierra en un cascarón para alejar a los demás, aunque su cascaron es muy transparente, y por lo general la gente logra ver a través  de el si se detienen un tiempo a prestarle atención.


¡EXTREMO! (Gustos):
Todo tipo de cosas que a el le resulten "extremas".

Le encanta todo lo que tenga sabor a melón.

El boxeo.

Aprender cosas nuevas.

Se lleva bien con los niños y ancianos.

No extremo. (Disgustos):
Personas abusivas

La gente con excesivos aires de superioridad, y/o egocéntricas.

Que lo hagan sentir como idiota.

Más vegetales que carne en la comida.

Las inyecciones.




Magia: God Slayer del Rayo

Raijin no Ken:
El puño derecho o izquierdo de Haseo se envuelve de rayos de color negro, para luego impactarlo contra su objetivo. Además del impacto del golpe, la electricidad que golpea contra el adversario puede causarle un ligero entumecimiento de piernas al contrincante, esto dependiendo del lugar donde golpee. (Zona abdominal o mandíbula) Si se trata de un rango igual o inferior. Un rango más alto solo recibiría la fuerza del golpe.
Debilidades: - Es un golpe cuerpo a cuerpo, por lo que a distancia tiene problemas, al igual de que contrincantes de de largo alcance queda anulado hasta que no logre estar cara a cara.

Duración: 1 turno.
Recarga: 2 turnos.
Veces por tema: 3

Raijin no doko:
Haseo concentra rayos desde su diafragma para luego expulsar con la fuerza de su diafragma una onda de rayos negros que pueden alcanzar siete metros de largo en línea recta. Puede causar leve parálisis  dependiendo del rango en el que impacte el ataque. Rangos de nivel superior no se verían afectados por este efecto.
Debilidades:
- A falta de oxigeno no puede utilizarlo, por lo que un golpe en el lugar indicado que lo haga perder el aliento puede hacer que este ataque se detone dentro de el dejándolo seriamente herido.
- La onda solo viaja en línea recta.
- El hierro puede desviarlo y a la vez anularlo por completo.


Duración: 2 turnos.
Recarga: 2 turnos.
Veces por tema: 2

Spoiler:




Debilidades:


Magia:Principalmente la magia de tierra y la de hierro, ya que estas pueden absorber o desviar la suya, al igual que la magia de agua, que si bien puede potenciar la magia del god slayer también, no resultaría capaz de controlarla, causando que cualquier técnica que intentase usar le explote en la cara causándole graves daños.
Psicológica: Debido a un episodio con inyecciones en su infancia se le genero un trauma con las agujas, por lo que estas le ponen nervioso y le producen un fuerte pánico
Física: En su carrera como boxeador se rompió su tobillo izquierdo, el cual no sano de forma correcta, por lo que es su zona más frágil y puede llegar a lesionarse con facilidad esta zona, además de que al ser zurdo pierde su pie de pivote ocasionándole así un problema en su guardia.


Historia:


"Porque nací libre luchare salvajemente por mi causa."


Haseo nunca conoció algo parecido a una familia hasta la edad de cinco años, época en la cual era un niño que se la pasaba deambulando por las calles de Hargeon hecho harapos y metiéndose siempre en problemas con la gente equivocada, con tan de conseguir sobrevivir y comer un día más.

Fue así hasta que un día quedo herido de gravedad por meterse con las personas equivocadas, y en ese momento que se encontraba entre la vida y la muerte, un exceed llamado Phyllo Kamogawa, acudió a su ayuda, salvando así al muchacho de morir en ese momento, y a la vez de la situación en la que se encontraba el pequeño. Quien ya para esa edad se había formado un carácter fuerte, y a la vez le costaba confiar en las demás personas.

Pero Phyllo era un ser estricto debido a su ocupación, la cual lo hacía conocido en Hargeon como entrenado, ya que había sido un boxeador mucho tiempo atrás desde que llego a este mundo, y a eso se dedicaba en esos tiempos, a enseñar todos sus conocimientos en las artes pugilísticas a quien estuviera interesado. Motivos por los cuales el chico de cabellos plateados no podía pasarse de listo ante la forma de disciplinar y tratar a los jóvenes de Phyllo. Ya pasado un tiempo el niño problemático se encariño con el exceed a quien ya llamaba abuelo para ese entonces.

Así fue como Haseo paso a formar parte de la familia Kamogawa, la cual no solo constaba de Phyllo y el, si no que aquel anciano, ya tenía a dos niños mas bajo su tutela, una niña llamada Taby y otro niño llamado Akihiko, siendo así personas muy importantes para peli plateado. Y aún así Haseo solo era abierto con estas personas, ya que a lo largo de toda la niñez, antes y durante su tiempo con los Kamogawa, el chico se sentía excluido de la sociedad, los niños le temían por su apariencia, aquellas marcas en su cuerpo y rostro con las que había nacido y el color de sus ojos, provocaban esas reacciones en los niños de su edad, al igual que otros niños y adultos lo trataban como un fenómeno. Esto era algo que Haseo odiaba, y a la vez las razones por la cual se volvió un “chico problema”. Ya que al mínimo susurro, provocación y/o insulto Haseo respondía de inmediato a los golpes, intentaba ser un buen chico, para no traerle problemas a su abuelo, pero su mal genio siempre terminaba ganándole, hasta el punto que ya ni siquiera intentaba contenerse. Razón por la cual acepto la forma en la que la gente lo juzgaba y se aprovecho de eso, además de la reputación que ya se había ganado, para mantener alejada a las personas sin que nadie lo molestara, ya que los demás sabían el problema que se les podría presentar por siquiera mirarlo fijamente a los ojos.

Paso así dos años aislado de socializar con personas, hasta que un día conoció una muchacha llamada Shino, quien era una muy buena amiga de Taby, y lo que llamaba mucho la atención de Haseo era que además de ser una persona amable, que sonreía de forma sincera y cálida  a las personas, era que esa sonrisa también se dirigía hacia el cuando la chica de cabellos plateados hablaba con el, además que ella no le temía y lo trataba como a todos los demás.  Y esto además de que a Haseo le llamaba la atención, le molestaba ya que no estaba acostumbrado a ese trato fuera de su familia, y lo peor de todo para el chico, era que mientras más tiempo pasaba más cercano se sentía a Shino, a pesar de sus esfuerzos en vano para alejarla de el. Pero la chica siempre insistia, por alguna razón extraña para Haseo, esta quería entenderlo, o mejor dicho de alguna forma lo entendía, y eso le provocaba molestia al igual otros sentimientos al muchacho, que nunca había experimentado cosas así fuera de su casa. Por lo cual Shino era el tipo de persona que a Haseo mas le molestaba, ya que siempre que ella estaba cerca se sentía totalmente expuesto y fuera del caparazón que había creado.

“Siempre te ves triste y solitario. ¿Por qué siempre te estás metiendo en problemas? Acompáñame.” Eran las palabras que siempre escuchaba de ella mientras curaba las heridas del muchacho por las peleas que solía tener. Esas cosas hicieron que Haseo se terminara abriendo completamente a Shino, y volviéndose así muy buenos amigos, tanto que pasaba todo el día con ella. Y de esta forma, mientras paso el tiempo, el chico problemático se volvio una personas mas sociable, consiguiendo así su grupo de amigos además de Shino, los chicos que le temían, ahora lo veían con respeto ya que Haseo siempre ayudaba cuando alguien estaba en problemas o envuelto en alguna pelea, así nació su deseo por querer proteger a la gente que apreciaba.
Llegando así al punto en el que las personas usaron la inocencia de Haseo a su favor para ganar cualquier disputa que tuvieran. Así cuando llego a los trece años de edad el chico se volvió escoria estando al mando de una pandilla de matones, pero aún así Haseo seguía con su sentido de ayudar y proteger a sus cercanos, por lo que nunca abuso de los débiles en aquella etapa, pero si se metía en muchas disputas violentas.

Para ese entonces el peli plateado ya había descubierto que dentro de el estaba la magia del rayo. Pero en ese entonces el chico no le prestaba atención a su poder mágico, ya que no lograba controlarlo, por más que intentara aprender mediante libros de magia referentes a sus elemento no lograba ningún progreso. Por lo que siempre confiaba más en su fuerza física que en la magia, a pesar de que lograba ayudarse en las peleas con esto.

Fue así hasta que un día Phyllo, bajo advertencia de Shino, decidió quitar a Haseo del mal camino que estaba siguiendo, por lo que les pidió a Akihiko y Taby que lo detuvieran, aquellos dos se habían dedicado a practicar y aprender las artes pugilísticas que el exceed enseñaba, y ambos eran unos excelentes alumnos, a tal punto que Akihiko solo estaba esperando a cumplir diecisiete años para poder ingresar al mundo profesional del box. Fue así como entonces los hermanos mayores se encargarían de disciplinar al hermano menor descarriado.
Y esa fue la primera vez que el peli plateado se sintió totalmente derrotado y acorralado, a pesar de ser un buen peleador, no tuvo oportunidad ante la técnica y disciplina de Akihiko, quien tras vencer a Haseo en su rabieta le sugirió que se entrenara para llegar a ser un púgil profesional. “Si tanto te gusta golpear personas, y de verdad quieres ser fuerte hazlo”. Esas fueron sus palabras.

Al principio Haseo pensó que Akihiko se estaba burlando de el, pero tras pasar por la armargura y humillación de haber sido derrotado tan fácilmente, y a la vez haber sido tan ingenuo de creer que iba a poder seguir por siempre de la forma en la que estaba. Decidió hacer caso al consejo de su hermano, Phyllo accedió a entrenar a Haseo, con la condición de que nunca mas volvería a meterse en problemas y que sus puños solo los usaría en el ring. Y para sorpresa del entrenador, no fue difícil que Haseo se dedicara en cuerpo y en alma a los entrenamientos, el chico problemático le tenía un gran respeto a lo que significaba el boxeo, y no tenía problema en acatar a cada lección y condición que su abuelo le diera, ya que gracias a su hermano se había puesto la meta de volverse fuerte, y eso es a lo que Haseo aspiraba, y sentía que nunca llegaría al tope, pero a la vez no quería volver a sentirse de la misma forma en la que se sintió aquella vez nunca más. Y así fue como el abuelo paso a ser llamado entrenador, y como Haseo descubrió algo que lo apasionaba y que amaba hacer.


"En mis sueños corro a cincuenta por hora."


Pasaron dos años y Haseo se había dedicado completamente al boxeo en ese tiempo, con quince años de edad el peli plateado seguía entrenando esperando a cumplir diecisiete años para poder conseguir su licencia de profesional y así poder alcanzar a Akihiko, quien ya con dieciocho años se había convertido en el campeón de la categoría peso superligero. Mientras que Shino se había dedicado al lado de la magia, con la promesa de que ella se encargaría de curar siempre las heridas de Haseo después de cada combate.  Llegando así a ser una gran maga, que daba un gran apoyo a sus compañeros de gremio del que formaba parte, Twilight Brigade, ese era el nombre del gremio a que su mejor amiga pertenecía, el cual era liderado por un sujeto llamado Ovan, quien en ese entonces Haseo no sabía que esa persona iba a cambiar por completo su vida.

Con la idea de aprender a controlar su magia, que para esas alturas al chico de cierta forma le molestaba no saberlo, Phyllo le sugirió que buscara ayuda en el gremio que se encontraba Shino, aprovechando que aun tenía dos años antes de volverse un profesional. De esa forma acudió a su amiga, quien le presento a su lide, Ovan. Quien había resultado ser un experto en lo que se refería a conocimiento de magias, de esta forma el peli plateado descubrió que era un “God Slayer”, y que por eso no lograba concretar las cosas que aprendía en los libros ya que se trataba de una magia perdida. Ante la duda de no entender porque su magia era una magia perdida, si el nunca había tenido relación alguna con un dios, o un mago como de esa rama. Ovan acertó con la teoría de que Haseo podría ser descendiente de un god slayer, y que de esta forma había heredado aquella magia perdida. Y al desconocer sus origines el ahora caza dioses termino aceptando aquella teoría y no le dio mas vueltas al asunto, al contrario estaba emocionado por aprender a usar las artes de un caza dioses.

El tiempo paso y ya con diecisiete años, Haseo había vivido muchas aventuras como mago, y miembro del gremio Twilight Brigade, Shino había pasado a ser una de las personas mas importantes de su vida, de la cual no pretendía alejarse ni separarse, mientras que Ovan se había vuelto un modelo a seguir como mago para el. Pero aún así el chico no había olvidado su verdadera afición, convertirse en un pugilista profesional, y descubrir si de verdad podría ser alguien fuerte. Así fue que tras aprobar su examen para profesional, puso a Akihiko como su meta, si lo graba convertirse en campeón de superligero tal vez alcanzaría a sentir eso que tanto anhelaba. Pero no sería un camino fácil, ni corto, debía avanzar de ranking hasta ganarse el derecho de retar al campeón actual. Y así fue como tras su debut Haseo consiguió el mote de “Terror de la muerte” Ya que en sus diez peleas como profesional se destaco por ganar con remontadas inimaginables por nocaut, aun si su oponente era mas agil, talentoso, y más grande, Haseo lograba remontar con sus agallas, espíritu de lucha y la fuerza de sus golpes. Primero pasando a ser el campeón del torneo de novatos, y luego consagrándose campeón del torneo profesional de clase A, torneo que le daba la oportunidad al campeón de retar al rey de la categoría. Tras un año de esfuerzo y arduos entrenamientos, estaba solo a una pelea de poder tener la misma vista que Akihiko, el rey, solo quedaba un poco más. Pero desgraciadamente para Haseo, al destino no le gustaba el camino que había tomado e iba a devolverle toda su fuerza con un solo golpe.

Así fue como el día de su pelea por el titulo de peso superligero no solo perdería esa pelea si no que perdería mucho más. Tras una gran y reñida pelea, Haseo cayó en el sexto asalto por un contragolpe magnifico de Akihiko, sin poder volver a levantarse.  Al despertar en el hospital un mal presentimiento lo invadió, y no se trataba de la angustia por haber caído derrotado, si no que por alguna razón Shino no se encontraba ahí, ya que ella se negaba a ir a ver sus combates pero le prometió que siempre estaría después de cada uno para cuidar sus heridas, y la muchacha no era el tipo de persona que rompía sus promesa, y menos en aquel día. Por lo que el instinto de Haseo le indico que “algo” había pasado. Desesperado salió corriendo del hospital dirigiéndose hacía el gremio, sabía que alguien iba a saber algo sobre su paradero o lo que fuera. Pero su corazón dio un fuerte vuelco al encontrarse con las instalaciones del gremio destruido, y en ese momento de desesperación corrió hacía lo que era ahora una pila de escombros, para encontrarse con la desesperación en persona.

El cuerpo de Shino tendido sobre el piso, justo en el centro de una marca que estaba dibujado en este. Con Shino en sus brazos agonizando la ira y la frustración lo invadían, sentía como si su cabeza fuera a estallar, que iba a volverse loco, hasta que la suave y ahora fría mano de su amada amiga se posaba en su mejilla. “No llores…” Susurro esta. “Los hombres fuertes no lloran” En ese momento podía sentir de todo menos fuerza. “Ovan… Salva a Ovan.” Y esas fueron las últimas palabras que su gran amiga le brindo. Un grito de furia, tristeza, impotencia, resonó en Hargeon aquella noche. Algo se había roto dentro de el.


"Paré de correr... Y afloje mis puños"


Pasadas unas semanas luego del incidente, Ovan se presento ante Haseo, en ese momento luchaba el peli plateado luchaba fuertemente contra los deseos de querer arrancarle la cabeza por no haber estado cuando Shino estaba en peligro, pero rápidamente entendió que no debía culpar a su amigo  si debía culpar a alguien era a el mismo. Ovan informo a Haseo de que lo que había ocurrido no había sido casualidad, esa noche Shino había sido asesinada, pero en realidad estaban buscando al caza dioses y que aquella marca que había en el piso era el símbolo de un gremio oscuro llamado Tri-Edge, y seguramente volverían a atacar, algo que hizo que la culpa de Haseo creciera aun mas.

Así fue como Haseo decidió marcharse de Hargeon, para mantener a su familia fuera de los problemas que el había causado y así buscar a los responsables de su tragedia. ¿Por qué lo buscaban? No lo sabía ni le importaba, solo le importaba la venganza. Y sin decir adiós Haseo dejo atrás sus sueños y vida, para ir a la persecución de Tri-Edge.

Paso meses viajando por el reino de Fiore, largos meses en los que no encontró ni siquiera una pista, pero si se había ganado una muy mala reputación por la forma poco ortodoxa en que buscaba información, el hecho de irrumpir al bajo mundo de la magia, y abrirse paso con violencia con tan de conseguir siquiera una mínima información, hizo que el “Terror de la muerte” se hiciera popular entre los grupos pequeños del bajo mundo. Y es que al chico no le importaba salir lastimado de aquellas disputas, completamente cegado por la ira y el deseo de venganza era lo que menos le importaba.  

Hasta que una noche termino tan malherido que perdió la consciencia mientras se arrastraba por las calles de la ciudad de Clover, pero una mujer que rondaba justo por esos lugares acudió a su ayuda de inmediato, en ese momento Haseo no sabría que aquella chica de cabellos rubios y ojos verdes ablandaría su corazón nuevamente a un nivel mucho mas alto de cuando vivía feliz en Hargeon.

“¡Shino!” Fue lo primero que exclamo el peli plateado al ver el rostro de la chica que lo había salvado tras recuperar la consciencia. La chica extrañada no respondió ante aquel nombre, lo que hizo pensar al chico que estaba alucinando por los golpes, después de todo no era la primera vez que alucinaba con ese rostro, pero al darse cuenta de que no se trataban de alucinaciones se levanto exaltado de la cama en que se encontraba reposando, no entendía el por que pero aquella chica, que se había presentado con el nombre de Atoli, se veía igual que su difunta amiga, a excepción por el color de su pelo y ojos. Tal vez esa fue la razón por la cual el cazador de dioses, después de un tiempo tras haberse recuperado de sus heridas, dejo que la chica, después de insistir fervientemente, lo acompañara en su viaje.
De esta forma Haseo continuo su viaje, pero de forma diferente a como lo hacía antes, ya que la forma poco ortodoxa en la que conseguía información había cambiado completamente. Ya no se metía en lugares a los que no debía ni irrumpía, siempre, con violencia. Y todo esto gracias a Atoli, a quien al principio sentía que odiaba, ya que se veía igual a Shino pero su personalidad era completamente diferente, una personalidad que lo sacaba de quicio. La muchacha tenía una personalidad bastante inocente para el gusto de Haseo, siempre sonreía feliz ante los problemas, y siempre buscaba el lado bueno y brillante del mundo, algo que Haseo veía completamente al revés. Pero mientras mas pasaba el tiempo y mas conocía a aquella mujer termino dándose cuenta de que entre toda la oscuridad que veía Atoli era la luz que disipaba todo lo malo alrededor de el.

Así paso un año más en el que Haseo y Atoli viajaron juntos, pero ya no persiguiendo el objetivo del peli plateado, o por lo menos esa no era su gran motivación en su camino, si no que lo hicieron como magos, pasaron por muchas aventuras juntos y haciendo nuevos lazos en el camino. Y en ese tiempo Haseo se dio cuenta que sus sentimientos hacia Atoli eran muchos mas grandes de los cuales había tenido jamás, en otras palabras estaba enamorado. Pero cierta persona no permitiría que el cazador de dioses se olvidara de su odio.

Esta vez se trataba de una fría noche en la cual Haseo había decido salir a dar un pequeño paseo con Atoli por la ciudad Clover. Pero no seria solo eso, por desgracia, en el camino se encontraron con una calle muy deshabitada, una sola persona se hacia presente bajo la luz de un faro y para sorpresa de Haseo esta persona era Ovan, pero algo le decía a Haseo que algo era diferente, la mirada de aquel hombre no era la misma del que había conocido tiempo atrás, tal vez si hubiera reaccionado antes... El peli plateado se detuvo en seco frente a Ovan quien se adelanto ante cualquier palabra que pudiera salir de la boca del chico; -Tu odio se debilita- Fue lo que dijo y sin que Haseo pudiera responder agrego -Te mostrare la verdad que has estado buscando durante tanto tiempo- Acto seguido un destello cegó momentáneamente al peli plateado quien no podía ver nada por mas que intentara, solía pudo escuchar un gran estruendo y por ultimo un silencio que se sentía mas que horrible, hasta que aquel destello cesaba. Mientras intentaba reabrir sus ojos nuevamente pudo sentir la inconfundible y cálida mano de Atoli sobre su mejilla, y luego como el cuerpo de la peli rubia se dejaba caer sobre el, de forma automática el peli plateado la sostuvo y abrió lentamente sus ojos para encontrarse con aquella horrible escena que se presentaba ante el nuevamente, los ojos de Atoli continuaban mirando con aquella calidez a Haseo, mientras que sangre derramaba de sus labio. Atónito, paralizado no podía gesticular ni una sola palabra. -Haseo-san- Susurro la peli rubia haciendo que el chico espabilara y notara que aquella mujer tenía una gran herida en su espalda y que la sangre corría rápidamente por aquel frágil cuerpo. Ella lo había protegido de un ataque mortal ¿Pero de quien? Era imposible que Ovan… Y ahí fue cuando se encontró con una sonrisa mas que satisfecha en el rostro de Ovan, pero rápidamente su mirada volvió a Atoli aun sin poder decir algo o moverse, la peli rubia le sonrió cálidamente y luego sus ojos se cerraron mientras se desplomaba en el piso. El chico solo callo arrodillado junto a ella mientras la cargaba en sus brazos. -Así es… La verdad que has estado buscando estuvo frente a ti todo este tiempo. El asesino de Shino- Continuo hablando ovan mientras que los ojos rojos del chico se posaban en una extraña y muy familiar marca que había en el piso. - ¡Soy yo!- Exclamo el hombre y en ese instante fue cuando reconoció por completo aquella marca.

Un grito de dolor, odio e mucha  ira se hizo presente en aquellas calles solitarias y frías… ¿Cómo era que había llegado otra vez a lo mismo? ¿Cómo era que aquel hombre a quien tanta confianza y afecto tenía había resultado ser el verdadero causante del dolor que sentía, que tanto le dolía, y que tanto odiaba? Aquellas y muchas otras preguntas rondaban por su cabeza una y otra vez, pero a la vez sentía como si cayera por un precipicio, podía sentir como algo ardía dentro de el y quemaba hasta la ultima molécula de su cuerpo, pero aquel fuego que sentía no solo lo quemaba por dentro sino que sentía como si este quisiera salir y quemar todo lo que había a su alrededor, su mirada se posaba sobre el inanimado cuerpo de Atoli. Hasta que repentinamente no pudo ver nada mas, sino que solo podía sentir como sus músculos se tensionaban sus manos se apretaban con tanta fuerza que estas comenzaban a sangrar, apretaba sus dientes con mucha fuerza mientras que un gruñido de ira y dolor se reprimía en su boca. -¡¡OVAN!!- Grito con mucha furia y odio, un grito que resonó y hizo eco en toda la ciudad, tal vez. Con los ojos blancos de la ira Haseo se puso de pie y se lanzo al ataque contra Ovan como si fuera un animal salvaje que quería acabar con su presa cueste lo que cueste. Aquello fue lo último que pudo recordar de aquella noche.
El lugar en el que se encontraba ahora era un espacio oscuro, quería moverse pero no podía, se sentía como si sus brazos y piernas estuvieran amarrados a unas grandes y pesadas cadenas. Sin duda alguna todo aquello se sentía como si no hubiera podido vencer a Ovan. No volvió a intentar moverse ni siquiera intento abrir los ojos nuevamente todo iba a ser oscuro de todas formas. -Me rindo… Lo di todo y aun así no soy capaz de poder salvar a alguien que aprecio.- Fue lo que se dijo así mismo totalmente quebrado por el dolor que sentía -Eso es nuevo Haseo-san. Querer salvar a alguien olvidándote de tu odio y venganza- Dijo Atoli… ¿Atoli? ¿Como era posible que ella?… Los ojos de Haseo se abrieron con brusquedad para encontrarse con la sorpresa de que ya no estaba en un lugar oscuro sino que era un espacio blanco, completamente blanco, y la cálida sonrisa y mirada de Atoli estaban presentes ante el.-¿Qué es lo que quieres hacer Haseo-san?- -Yo… Quiero salvarte- Respondió el peli plateado, mientras que la peli rubia sonreía un poco mas, mientras negaba varias veces con la cabeza y luego posaba ambas manos sobre el rostro del resignado chico. -Primero tienes que salvarte a ti mismo, perdonándote a ti mismo. Ya es hora de que lo hagas. Lo has intentado muy fuerte, ¿No Haseo-san? Pregunto la rubia sonriéndole -Este no es el final que esperabas, ni el final que planeabas ¿Me equivoco? – Si el resultado no va a cambiar, ¿Cuál es el punto de seguir intentándolo? – Respondió el albino, mientras bajaba la mirada, la cual era alzada, hasta el punto de volver a encontrarse con aquella cálida mirada nuevamente de Atoli, quien rodeaba el cuello del albino con sus brazos haciendo que posara su cabeza en el pecho de esta. – No diré “por favor no estés triste”. Ni “por favor no sientas el dolor”. Porque yo se la carga que llevas contigo. Tu dolor y soledad no serán en vano. Se convertirán en tu motivación, será parte de lo que eres. – ¿Parte de lo que soy? – Pregunto Haseo, mientras que Atoli posaba su mano en el pecho del chico. – Siempre estare aquí. Cuidandote Haseo-san.- Lo único que el albino pudo hacer en ese momento, fue observar a Atoli detalladamente, aquella sonrisa, no quería olvidarla, y lentamente sentía como las cadenas se aflojaban - ¿Haseo-san… Cuál es tu determinación?- -Proteger… - Y fue en ese momento que Haseo recordó las palabras de Shino antes de morir.  -Atoli… Voy a hacerlo... No puedo escapar de esto...- La cálida sonrisa ajena se hizo mas presente aun, mientras que la peli rubia asentía con la cabeza en el mismo instante que aquellas pesadas cadenas dejaban de sostener los brazos y piernas del peli plateado, quien tomo un colgante que Atoli le había regalado tiempo atrás. -Hazlo entonces. Puedes perder pero no pierdas contra ti mismo de nuevo Haseo-san yo te estaré esperando-. La mirada de Haseo se lleno determinación y pasión mientras que un destello se hacia presente en la mano con la que sostenía aquel colgante, el cual le obligo a cerrar los ojos nuevamente.


"Y prometo no ser el mismo que era ayer."


Al abrir sus ojos nuevamente se encontró con una habitación la cual tenia aparatos de hospitales pero aun así no parecía ser un hospital, un gran dolor recorría su cuerpo lo cual hacia que fuera inevitable que pudiera moverse mucho, recorrió el lugar con la mirada y pudo notar una figura al lado de la cama en la que se encontraba recostado, en el momento que la vista se le aclaraba noto que se trataba de un sujeto de cabellos largos y de color celeste, quien observaba con expectativa el despertar del peli plateado. Quien lo primero que pregunto fue donde estaba y que había pasado, pero de forma muy alarmada y a la vez hostil, pues lo último que recordaba era que estaba a punto de entrar en una pelea... Pero no pudo seguir insistiendo mucho mas en el tema ya que su cuerpo (El cual ahora tenía varios vendajes, y muchos más sobre sus antebrazos) comenzó a dolerle demasiado.

El hombre de cabellos celestes le dijo que se tranquilizara y luego se presento como Kuhn: integrante de un gremio llamado Gate Union, abreviado “G.U”, del cual el peli plateado nunca había escuchado. Kuhn le conto que lo había encontrado tendido en una de las calles de Clover casi muerto, que habían pasado mas de dos semanas desde que lo encontró en ese lugar y que ahora se encontraba en las instalaciones de G.U. Lo cierto era que aquel sujeto llamado Kuhn le había salvado la vida... Tal vez de no ser por el y por Atoli habría muerto. Haseo pregunto por Atoli y Ovan, pero Kuhn lo vio con curiosidad, y le respondió que solo se había encontrado con el tendido en aquel lugar. Luego de eso se marcho para dejarlo descansar, después de todo el peli plateado se sentía bastante fatigado aun, y no pudo recordar mas de aquel momento, y del extraño sueño que había tenido con Atoli, se preguntaba si había sido real, se sintió real, pero lo real era que ella no estaba, pero mas importante y real aún eran las palabras que había tenido con ella.

Los días pasaron y las heridas de Haseo mejoraron, unas mas que otras y otras no. Con el paso del tiempo fue tomando un poco más de confianza con los solo dos integrantes, además del líder, con los que contaba G.U, a quienes les conto toda su historia hasta el día de la fecha. Tal vez ellos llegarían a darle algún tipo de pista de por donde debería empezar de nuevo. Y así un mes paso, y Haseo sentía que sus heridas ya estaban sanada por completo, solo habían quedado cicatrices, serian las marcas que lo impulsarían mas haya cuando sintiera que todo se derrumbara de nuevo.

El día que estaba listo para partir de G.U. Yata, maestro del gremio, le ofreció a Haseo que formara parte de Gate Union, algo que a Haseo lo tomo por sorpresa. Lo primero que el albino pensó en responder era no, aunque sentía que debía pagar la deuda que tenía, pero era justamente por eso que también pensaba que no era buena idea unirse al gremio, a la larga tal vez solo traería problemas a este, además de que no era una persona muy sociable en esos momentos. Pero Yata insistió recordándole que eran un una asociación  invisible y que solo se dedicaban a recolectar información de forma anónima. Lo cierto también era que Haseo había descubierto que tal vez podría preferir la soledad, pero que también no podía soportarla. Y así fue como decidió aceptar unirse a G.U, pero antes de hacerse un miembro activo necesitaba arreglar y averiguar algunas cosas sobre su búsqueda, después de todo debía encontrar a Ovan y a Tri-Edge pero esta vez no por un deseo de venganza, no podía dejar que personas así siguieran caminando por el mundo con inpunidad. Esta vez no pensaba recurrir a atacar en busca de información no era una buena forma de hacerlo, y también quería hacer su duelo por Atoli en Clover. De esta forma Haseo paso a formar parte del gremio anónimo por casi un año, en el cual se fortaleció como God Slayer y a la vez formando buenos lazos con sus otros dos compañeros, finalmente estaba logrando un gran avance como mago, y más importante aún como persona.

Pero el destino tenía algo más guardado para Haseo, hasta la fecha. Así como G.U había aparecido en su vida desapareció sin dejar rastro alguno, nunca mas logro saber nada más de sus compañeros, era como si este nunca hubiera existido, por lo que Haseo además de buscar a Ovan se dedico a perseguir el paradero de sus compañeros. Fueron unos largos meses hasta que un día una pista lo llevo hacía una catedral que se encontraba en una pequeña isla situada mar adentro, muy lejos de donde había empezado. Sabía que estaba cerca de algo ya que el lugar se encontraba deshabitado, ni siquiera podía oír algo cerca de ahí, ni pájaros, ni insectos, nada que le hiciera sentir que estaba en una isla, solo el sonido del mar se lo recordaba.  Su corazón se acelero de forma abrupta al ingresar en aquella majestuosa catedral, ya que dentro de ella justo en el altar se encontraba aquel maldito símbolo, el mismo que ahora estaba cicatrizado en su espalda, y el que tanto había perseguido estos años. Tras adentrarse por completo hasta el altar no encontró nada, solo un lugar silencioso y vacio, y esa marca.

Después de inspeccionar todo el lugar y cuando ya estaba por darse por vencido, una pequeña esfera azul se presento en la catedral, se paseo por el lugar lentamente hasta posarse en el altar, seguido de esto una fuerte explosión despidió a Haseo, quien luego de estar aturdido por el golpe que se había llevado distinguió la silueta de un hombre cubierto en llamas azules, para luego acercarse rápidamente y notar que se trataba de un sujeto de cabellos color turquesa y ojos verdes, los cuales se hacían difíciles de distinguir por el cabello que los semi tapaba y un sombrero de color naranja, el mismo color con el que vestía también. A diferencia del peli plateado, el individuo no observaba a Haseo, es más podía asegurar que ni siquiera se percataba de su presencia o de algo a su alrededor, ya que observaba el lugar con una mirada vacía y perdida, como si buscara algo ya la vez no. Y mas extraño era aún ya que no respondía a la voz de Haseo, quien no dejaba de hacerle las mismas preguntas “¿Quién eres? ¿Dónde está Ovan? ¿Tu eres Tri-Edge?” Nada, el único sonido que escapaba del chico era algo parecido a un quejido mezclado con un suspiro. Hasta que la paciencia del cazador de dioses se agoto y decidió atacar a ver si así conseguía una respuesta, y así fue, el individuo reacciono de inmediato a los ataques del peli plateado.
La batalla no duro mucho, Haseo no tuvo oportunidad siquiera de tocar a su oponente, ni siquiera podría llamarse pelea. Tras caer de rodillas y mal herido al piso supo que había llegado su final, por mas que lo siguiera intentando no podría ni siquiera escapar de aquel lugar, tampoco quería hacerlo, pero lo cierto era que no podía hacer nada más. En ese momento el sujeto de llamas azules extendió su mano y la apunto hacía el albino, quien solo podía observar sus músculos no le respondían debido al agotamiento y el terror que estaba sintiendo. Hasta que una luz azul salió despedida de la mano de su contrincante y le atravesó el pecho, un grito de dolor fue lo ultimo que escapo que se escucho, luego todo volvió al silencio. Mientras lentamente Haseo perdía la conciencia pudo notar los pies de otra persona que caminaba lentamente hacía el, luego de eso todo se volvió negro como si la luz se desvaneciera por completo de sus ojos.

“Renacer, rememorar, redención” Esas palabras resonaron en su cabeza de una voz desconocida, seguido de esto despertó exaltado con la luz del sol chocando contra su rostro ¿Dónde estaba? ¿Estaba muerto? La respuesta a lo segundo era no. Rápidamente palpo su rostro y luego su pecho, para descubrir que no tenía ninguna herida en el, solo las cicatrices que ya conocía, seguido de esto, la respuesta a su primera pregunta llego, aunque no del todo. Se encontraba en un barco pesquero procedente de las playas que se encontraban cerca de ahí, información que obtuvo del capitán del barco, quien también le dijo que lo habían encontrado flotando atado a un tronco en medio del mar.  Sin entender muy bien la situación aún Haseo recibió la buena hospitalidad del capitán de la nave hasta regresar a las costas nuevamente.

En su viaje de vuelta al chico lo invadió una sensación de que estaba olvidando algo, pero no lograba descifrar que, recordaba todo lo sucedido hasta que despertó en el barco, pero aún así se sentía vacio como si algo le faltara, algo que descubrió días después de llegar a tierra firme. Todo el conocimiento y poder mágico que había tenido antes de llegar a aquella catedral no estaba, simplemente como sonaba, había desaparecido, había vuelto a cero, esa era la sensación que mejor lo describía, no lograba entender, como si los últimos dos años que había pasando dominando su magia no hubieran pasado, pero solo eso, como si el tiempo se hubiera revertido solo en su poder mágico, por mas que lo intentara no podía recordar nada más que lo básico que había aprendido tiempo atrás de esos dos años.

- Todo se fue, haha. – Río al terminar de entender lo que sucedía, para luego suspirar con melancolía , no entendía por que sentía de esa forma pero no podía evitarlo, en realidad eso era lo único que podía sentir en ese momento, hasta que la tristeza que sentía termino por invadirlo, se sentía tan perdido, había tratado de seguir su camino como se lo había prometido a Atoli, pero en algún punto se había equivocado y no sabía en donde. De verdad que ya no sabía qué hacer.
Pasaron los meses y Haseo decidió a pagar su deuda con el capitán del barco que lo había salvado, pero pasado el tiempo paso a formar parte de la tripulación de la nave, trabajando así como pescador hasta la fecha.
Haseo no se iba a rendir, tampoco iba a huir no sabía ni cuándo ni como, pero conseguiría encontrar las respuestas a lo que buscaba y lo mas importante saldar las deudas que tenía con todas las personas que le brindaron su amistad hasta la fecha, e iba a conseguir ser fuerte para poder proteger aquellos lazos que le quedaban, tal vez eso hubieran deseado Shino y Atoli para el en realidad. Solo debía empezar de cero de nuevo, y tal vez algún día encontrar la verdadera respuesta a la pregunta que de verdad estaba buscando ¿Qué es ser fuerte?



"He grabado en mi puño el camino que me guiara hacia mi futuro. Mañana el viento me llevara, mañana aguantare las lagrimas. Y creceré a la velocidad del relámpago."



Extras:

Suele tener una pequeña debilidad con los niños, por eso no suele ser extraño verlo terminar de “niñero” aunque esto le irrite.

Si anda distraído no es extraño verlo rodar escaleras abajo

Por lo general siempre que intenta hacer algo bien... Esto explota. (?)

Haseo se pronuncia "Jaséo" y no "Aseo". ¡Hijos del averno!

También siempre suele meterse en problemas cuando esta en lugares públicos (Peleas, persecuciones, etc., etc.)



avatar
Haseo
Rango E

Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hekireki {Haseo's ID}

Mensaje por Artemisia el Vie Mar 03, 2017 12:34 pm

¡Ficha aceptada! ¡Bienvenido!






avatar
Artemisia
Rango E

Mensajes : 76

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.