Conectarse

Recuperar mi contraseña



Artemisia
Admin - MP
Lionel Linxpaw
Admin - MP
Necalli
Admin - MP
Aaron Vanhagger
Admin - MP

Últimos temas
» Broken ♛ Crown {Normal}
Jue Jul 27, 2017 11:04 pm por Invitado

» One Piece Ascension (Cambio de botón REALIZADO)
Mar Jul 25, 2017 10:17 pm por Invitado

» Instituto Takemori rol [Confirmación Cambio de botón Elite]
Lun Jul 24, 2017 10:30 pm por Aaron Vanhagger

» Kaosu no Rakuen [Confirmación Cambio de Botón]
Dom Jul 23, 2017 8:27 pm por Aaron Vanhagger

» [Misión E] Enano enmascarado [Alfa y Kazuki]
Dom Jul 23, 2017 7:18 pm por Alfa

» [Social - Flashback] Let's play [Privado: Nowell]
Dom Jul 23, 2017 6:46 pm por Nowell

» [Entrenamiento - Flashback] A warm cup of love [Privado: Nowell]
Dom Jul 23, 2017 6:45 pm por Nowell

» [Misión E] Enano enmascarado
Dom Jul 23, 2017 6:37 pm por Artemisia

» [Misión E] Ayuda al Historiador [Toma y Kayode]
Dom Jul 23, 2017 5:33 pm por Toma

» Técnicas de Necalli
Dom Jul 23, 2017 3:33 pm por Necalli

» [Mision E] Tiempos de Desorden (Zalanna)
Dom Jul 23, 2017 2:43 pm por Toma

» [Misión E] Sobras de Pasqua
Dom Jul 23, 2017 9:55 am por Necalli

» Loving Pets! - Confirmación Afiliación Normal
Dom Jul 23, 2017 5:59 am por Invitado

» Caminando Entre Fantasía {Afiliación Elite}
Sáb Jul 22, 2017 2:58 pm por Invitado

» [Misión E] El pulpo mas grande [ Archer - Saya ]
Sáb Jul 22, 2017 12:36 pm por Archer


El foro Fairy Tail Rol basado en el manga y la historia de Hiro Mashima: Fairy Tail. Las imágenes no son de nuestra propiedad; las imágenes se sacaron en su mayoría de los diferentes Arts de Fairy Tail. Agradecemos a aquellos artistas que contribuyeron a los gráficos del foro. La edición de estas fueron realizadas por Necalli.

Las guías, normas, post y demás temas del foro corresponden a sus autores, por favor, se pide que se respeten estos. Agradecemos a todos por su colaboración y hacer posible este foro.


No hay plan B [Misión E] [Seath y Accel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No hay plan B [Misión E] [Seath y Accel]

Mensaje por Shiraiwa Rinken el Jue Feb 23, 2017 11:32 am

Resuena el graznido del cuervo en un ambiente cuya frialdad poco tiene que envidiar al último de los anillos infernales. Un escalofrío recorriendo la espalda, la ansiedad atravesando las férreas barreras de la mente, la inseguridad y el miedo retumbando con sonoros golpes que golpean directos sobre el corazón. ¿Lo escuchas? ¡¡BUM, BUM, BUM, BUM!! No son más que latidos en realidad, mas la sensación que producen no es diferente en realidad a la del monstruo que golpea la puerta del refugio hasta echarla abajo. Todos lo escuchan, todos lo sienten, todos lo temen, pues saben que el verdadero monstruo llegará antes de lo que nadie espera... o quizá cuando todos están ya esperándolo.

Olvidémonos de esas bodas alegres y coloridas en las que la risa brota de todos y cada uno de los presentes, los colores deslumbran allá donde mires y no hay nada, absolutamente nada, que pueda librar a todo ser viviente de un sentimiento de alegría irracional que durará hasta largo tiempo pasado después del evento. No, esta no es una de esas bodas, Bajo un cielo cubierto por una densa capa de nubes, en un parque en que la frescura de la verde hierba se ve opacada por la frívola tonada de todo aquello que la rodea. Incluso una fina capa de niebla se dignó a aparecer, cubriendo la pequeña área en la que se llevaran a cabo los preparativos de aquello que, se suponía, debería ser un feliz e inolvidable día... feliz no lo sé, pero inolvidable probablemente sí que lo sea.

- Eh... ¿Deberíamos iniciar ya? -inquiere la voz de un anciano vestido con blanca sotana, de cuerpo encorvado, manos temblorosas y mirada huidiza, al frente del altar en el que le acompañan hombre y mujer, agalanados con la mejor de sus prendas y el mejor aspecto que pudieran dar al público- Proceda padre, si acabamos con esto antes de que pase nada tanto mejor. -responde la grave voz del varón, quien sin embargo no puede evitar dedicar una mirada a todas aquellas sillas, decenas de ellas, completamente vacías, como si fueran pobladas por nada más que siniestros espíritus que acuden a la más fantasmal de las bodas. Nadie, absolutamente nadie... nadie más que los tres mencionados y un pequeño grupo de cinco sujetos sentados en la primera de las filas dedicadas a los ausentes invitados- Adelante, procedan sin miedo, nosotros nos aseguraremos de que todo vaya bien, señores, para eso nos encontraron. Nos encargaremos de que este no sea de nuevo un día desastroso... tienen mi palabra.

La firmeza con la que habla el interpelado, un joven de 20 años aparentes, de figura corpulenta y mirada determinada, da a entender que está preparado para todo lo que venga a continuación; mas quizá no deberíamos afirmar lo mismo de sus acompañantes, cuatro adolescentes que, tal y como sus nervios demuestran, deben estar en uno de sus primeros trabajos, y la presión que sienten sobre ellos ya parece estar ayudando a convertirlo en una experiencia poco gratificante. Uno encogido sobre sí mismo, otro tenso como la cuerda de un arco antes de disparar, un tercero con las manos juntas y respirando agitadamente mientras intenta, en vano, tranquilizarse; y un cuarto que simplemente se encuentra petrificado mientras efectúa algún tipo de combate interno contra sus propios temores. Pobres criaturillas, qué bien saben que nada bueno les viene encima... aunque probablemente pronto lo harán.

Un trueno en la lejanía, eso es todo lo que hace falta para provocar un bote y un quejido grupal por parte de los cuatro magos aficionados, lo cual corresponde a una mirada desaprobatoria por parte de su compañero mayor, quien parece estar a punto de reprenderlos seriamente... hasta que llegan las palmadas. Una palmada, dos palmadas, tres palmadas, cuatro... sin cesar. Un rítmico sonido que consigue que incluso aquel que guardara la calma hasta ahora se ponga tenso al momento de sentir una presencia que hasta ahora pasara desapercibida. Como una presa sorprendida, y no como el depredador que se supusiera que fuera, el joven de mirad feroz y cuerpo tembloroso se levanta de su asiento y automáticamente se pone en guardia, volteándose en la dirección de la que proviene el sonido mientras espera a encontrarse cara a cara con la faz de aquel que ha de convertirse en su pesadilla en este desdeñable día. Y no resulta difícil verle, pues al parecer la parca viste de rojo. El monstruo de atronadores golpes no es tal, solo un joven de oscura cabellera y rojiza vestimenta, acercándose paso a paso en dirección a los desquiciados guardianes y el custodio de estos. El sonido de un metal, espada empuñada por la diestra del varón, deslizándose por el suelo resulta estridente, causando que la tensión aumente mas si cabe entre aquellos presentes.

- Disculpe padre, porque he pecado. -anuncia una voz sibilante entre una sonrisa deformada y una mirada ávida de violencia- Y creo que es hora de que vuelva a hacerlo. -una vez se encuentra a aproximadamente diez metros del altar y a ocho de los pasivos espectadores, el joven  de rojiza vestimenta cesa en su avance y simplemente clava una mirada juguetona, macabra, divertida, a aquel sujeto que ya ha tomado posición defensiva al frente suya- ¿Para qué tanta prisa, estúpida rata? Aun no estamos todos los invitados, aunque el último debería estar al llegar. -la lengua chasquea, la sonrisa se extiende y el sentimiento juguetón acaba por extenderse a las palabras del recién llegado- Usted proceda padre, sin miedo, mientras tanto me encargaré de jugar con sus amigos. Pero no se preocupe, porque cuando acabe con ellos... estaré listo para prestarles toda mi atención.
avatar
Shiraiwa Rinken
Rango E

Mensajes : 8

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay plan B [Misión E] [Seath y Accel]

Mensaje por Seath el Vie Feb 24, 2017 4:11 pm

El viento se levanto con un silbido que acompañaba al filo de la espada del invitado no deseado imbuyendo su persona de un aire aun más aterrador si cabe. Las cuatro pequeñas cobayas estaban en posición de defensa, intentando prepararse para lo que ese individuo deseara hacer. Estaban todos juntos y agazapados detrás del único que mantenía la compostura ante la pequeña performance del espadachín. El más viejo de ellos les miró con desaprobación y suspiró, dirigiendo ahora su mirada al intruso. Con voz pausada y amenazadora le dijo - Gran actuación. Ahora, puedes dar media vuelta y volver al circo del que has salido - Al notar las palabras firmes y confiadas, sus subordinados comenzaron a dejar de temblar, como si de una arenga se tratase. Lo superaban en número ampliamente, seguramente solo trataba de asustarlos.

Un relámpago iluminó la sala y el correspondiente trueno llenó cada rincón de la iglesia como si una bestia ávida de sangre se impusiese a los pensamientos positivos del grupo que se oponía al joven de ropaje carmesí. Con la luz de un nuevo relámpago y el sonido de la lluvia que llenaba la vista desde la ventana, una figura apareció en la puerta que había sido abierta hacía unos segundos. Su capa blanca ondeaba con el viento, dejando ver a sus espaldas el kanji de sabiduría tejido en su atuendo. Uno de las atemorizadas cobayas advirtió al cabecilla de la presencia de este nuevo individuo. - ¿ Tú también has venido a incordiar ? - El cura estaba visiblemente nervioso al ver que otra persona estaba irrumpiendo el la sala. - Padre, prosigamos, para esto contratamos seguridad, démonos prisa - Apremió el hombre de elegantes ropajes.

El joven nuevo intruso entró con paso tranquilo - No vengo a incordiar, vengo a hacer mi trabajo. Te pido, por favor, que no interfieras en él. No es necesario llegar a las manos por esto. - Llegó a la altura del mago de ropajes rojos y se dirigió a él sin quitar la vista de los 5 obstáculos entre ellos y el altar. - No hace falta derramar sangre, esos cuatro no quieren pelear. Podríamos llegar a un acuerdo, ¿ no crees ? - El tono sincero y relajado con el que este mago hacía sus suposiciones, molestaba al líder de los opositores mientras los otros cuatro seguían petrificados detrás de él. - Ustedes tres - Dijo dirigiéndose en un tono jovial y educado a las tres personas del altar - ¿ Pondrían bajar de ahí y suspender esta ceremonia? Créanme, les conviene más -


avatar
Seath
Rango E

Mensajes : 12

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay plan B [Misión E] [Seath y Accel]

Mensaje por Accel el Vie Feb 24, 2017 5:19 pm


Había sido un día tranquilo, una ceremonia tan tranquila como las de siempre y tan aburrida como las de siempre, quizá lo único a destacar era que el cura estaba nervioso por algo, no había conseguido discernir el por qué. Según mis fuentes, el lugar donde debíamos reunirnos era aquí, estaba esperando una señal que mostrara que mis compañeros estaban preparados... Aunque personalmente creo que podría haberme cargado a toda esta chusma yo solo.

Estaba enfadado, mucho. Gohen me había prometido que mi primer encargo oficial sería una pasada... pero sabe tan bien como yo lo mucho que odio trabajar en grupo. Me estorban, siempre es igual... es horrible el tener que ir acompañado de alguien... asolas no tengo por qué contenerme. Suspiré. Este trabajo era una basura y para el colmo no pagaban bien, en mi entrenamiento había tenido que soportar cosas mucho peores que ésta, no merecía tener que soportarlo, me ponía de los nervios. Lo único divertido era que cuando llegara el momento los demás invitados se pondrían a chillar y a correr horrorizados. Pensar eso me sacó una media sonrisa.

El pobre sacerdote estaba dando sus oraciones cuando un joven de unos 20 años de aspecto macabro se acercó al altar con una mirada que yo conocía muy bien. Una mirada que no le teme a nada, sangrienta, sádica, una mirada que intimida a cualquier persona ciega al mundo real, como aquel pobre sacerdote. Supuse que ese era mi compañero o, al menos, lo parecía. Pensé en actuar pero miré a ambos lados y vi que los invitados empezaban a escandalizarse. Qué divertido. Al poco tiempo apareció otro chaval, no tendría muchos mas años que yo, de cabello rubio. Me levanté del sitio y bordeé los asientos mientras centraban su atención en los dos jóvenes que tenían ante ellos.

Sabía que no me estaban prestando atención, lo sabía. Acababan de llamar a seguridad y ya estaban intentando echar a patadas y llamando de loco a quienes parecían ser mis aliados, esperaba que no me molestasen. Aprovechándome de que la pareja estaba en un lado del altar junto al sacerdote, los tres bastante intimidados y prestando poca atención a sus espaldas, me fui aproximando a ellos.
avatar
Accel
Rango E

Mensajes : 7

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: No hay plan B [Misión E] [Seath y Accel]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.